PSE y PNV polemizan por la mezquita de Eibar (Gipukoa)

Los nacionalistas critican en Pleno que «lleva ocho años ocupando un local municipal sin abonar nada» | Los socialistas niegan «ocultismo y desde tiempo atrás podían utilizarlo hasta que finalizaran las obras del nuevo»

A los pocos días de celebrarse las elecciones municipales, nuevamente PSE y PNV han vuelto a protagonizar en Eibar un nuevo desencuentro. En esta ocasión, por la precaria situación de la mezquita, en el número 30 de la calle Jardines.

El desencuentro tiene su origen en la Inmobiliaria Municipal Eibarresa, sociedad municipal liquidada, que en su día firmó un acuerdo con la comunidad Islámica Mezquita Arrahma, por el que está última cedía a la primera el local del número 30 de la calle Jardiñeta, ahora ocupada por esta comunidad para culto, a cambio del número 34 de la misma calle, propiedad de Imesa. De estra manera, la comunidad de culto del barrio de Jardiñeta pasaría a una planta industrial de Imesa, mientras que esta entidad se hacía con un bajo de vivienda que sigue ocupando dicha comunidad.

No obstante, en el acuerdo se establecía que la comunidad musulmana tenía que dejar su actual mezquita, en el número 30, y pasarse al número 34, «pero al financiar sus obras con donativos no ha podido hacerlo efectivo, con lo que ha seguido permaneciendo en precario, sin abonar cantidad alguna porque así se estableció en la permuta, pensando que las obras iban a concluir en el menor plazo posible», señaló el alcalde en funciones, De los Toyos, que negó «cualquier ocultismo porque desde el 2012 se conocía este tema en el Ayuntamiento».

Sin embargo, desde las filas del PNV, su portavoz, Josu Mendicute, alegó que «una comunidad de culto lleva 8 años gratis en un local municipal de Jardiñeta, con lo que cabe pedir información sobre cuáles son los compromisos electorales que ha adquirido el PSE con la comunidad musulmana». Aseguran que la única autocrítica sería por «no haber pedido celeridad a la comunidad musulmana en abandonar el número 30 y haberse marchado al 34. Quizás teníamos que haber prorrogado el contrato que firmamos por dos años a un tiempo mayor. Ha sido tolerancia, aunque reconozco que debíamos haber actuado».

Local para VPO

De hecho, según el PSE, se informó que la Escuela Taller, cuando estaba en funcionamiento, planteó habilitar en la actual mezquita dos viviendas sociales que no se pudieron ejecutar por la desaparición de esta entidad y debido a que Imesa, parte de la permuta, fue liquidada «con lo que se acumuló la no salida de la comunidad musulmana de la mezquita con los propios procesos de desaparición de la Escuela Taller que podía ser habilitado por viviendas sociales y por su propietario Imesa», dijo De los Toyos.

Sin embrago, el portavoz nacionalista Mendicute, fue más allá y exigió al alcalde en funciones que diese explicaciones públicas sobre estos hechos, toda vez que «esta información en ningún momento se había compartido con la Corporación, ni siquiera con la documentación del inventario». Asimismo, instó al alcalde en funciones a «aportar toda la información», y consideró «un escándalo» que una confesión religiosa cuente para su uso y disfrute con un local municipal de forma gratuita y cedido de forma «absolutamente arbitraria».

«Dejadez administrativa»

Por su parte, De los Toyos replicó diciendo que «asumo cierta dejadez administrativa,pero no estoy dispuesto a admitir que se ponga este local como moneda de cambio de otros fines. Esto no es así».

Por su parte, el PNV criticó que «en estos bajos estaba prevista la habilitación de dos viviendas en régimen de protección pública. «¿Qué gestión hubo y por qué intereses veló la inmobiliaria municipal Imesa? ¿Por qué permutó un edificio que era clave para la regeneración de Ibargain-Matsaria? ¿Por qué la Corporación no ha tenido durante estos cuatro años acceso a esta información?», se preguntaba.

«Sin compromiso electoral»

Ante ello, desde las filas socialistas se adujo que «con la permuta del local se consiguió que la comunidad musulmana pudiese ejercer el culto, con total tranquilidad, y los vecinos de esa manera no se sintieran molestos por los ruidos que dicen que surgen desde la comunidad de culto».

Frente a ello, para Mendicute, «la sociedad eibarresa tiene derecho a conocer estos extremos». No obstante, los socialistas no entendían «cómo se podía sacar este tema, en este momento, pero no admitiremos nunca que con este tema se trate de acusarnos de tener un compromiso electoral».

«No hay preferencia en función del culto religioso»

El alcalde en funciones, Miguel de los Toyos, apuntó que «no existe ningún trato preferencial en función del culto religioso y mantenemos el mismo trato con todas las religiones. Para ello, hemos corrido con los gastos de reforma de muchas ermitas y parroquias de Eibar». Al igual que el portavoz nacionalista, los socialistas defendieron «la libertad de culto y la laicidad de los poderes públicos», aunque el PNV consideraba «incomprensible» que el Ayuntamiento de Eibar hiciera «favoritismos a una religión en particular, y sin embargo, se niegue por ejemplo a adecentar la Parroquia de San Andrés, edificio del siglo XVI, catalogado como Bien de Interés Cultural con figura de protección de Monumento, o a participar en la reparación del órgano de esta misma parroquia, que data de 1922». De los Toyos desmintió este extremo y dijo que «desde la parroquia no nos han solicitado reparar el órgano y cuando lo soliciten lo estudiaremos». EAJ-PNV dijo que «presentamos una enmienda para colaborar en la reparación del órgano y desde el PSOE, despreciando su valor histórico, nos dijeron que eso lo pagara la iglesia católica».

De los Toyos mantuvo que «tenemos excelentes relaciones con la Iglesia. Dejan sus instalaciones para celebrar conciertos y hace un gran trabajo con Cáritas o el Banco de Alimentos. Si nos piden algo lo valoraremos y haremos todo lo posible por atender sus necesidades».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...