Profesores denuncian que reforma constitucional es una agresión a la educación laica

Señalan que cambiar el artículo 24 abre la puerta a la imposición de religión en las escuelas públicas.

La polémica sobre la reforma al artículo 24 constitucional llegó al magisterio morelense. El concejal de Cuernavaca del Comité Democrático de los Trabajadores de la Educación, Nicanor Pérez Reynoso, acusó que se trata de una “agresión más”, pues se pretendería echar abajo el principio de que la educación debe ser laica. Aseveró que el culto, sea cual sea, no debe estar en las aulas, sino en la familia o en espacios de vida personal.

“En la práctica hay muchísimas escuelas privadas, de diversas religiones, especialmente católicas, que obligan a los estudiantes a rezar y a misas internas, y la Secretaría de Educación Pública ha actuado complaciente. Ahora con esta reforma, se está haciendo todo para que públicamente los grandes ministros religiosos hagan sin tapujos y con todo cinismo actividades de intromisión en la formación de los niños y jóvenes, que debe estar basada en el conocimiento, en la ciencia”, aseveró el representante de este grupo del magisterio en la entidad.

Cabe recordar que la reforma al artículo 24 constitucional fue aprobada por el Congreso federal y está pendiente su aprobación en el Senado de la República. En tanto que algunos partidarios de la modificación aseguran que con las modificaciones hechas por la Cámara de Diputados, ahora el referido artículo señala que todo individuo tiene derecho a la libertad de religión y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de practicar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penada por la ley.

Por otra parte, quienes han realizado actos de protesta acusan que con dicho cambio a la carta magna, se buscaría generar un falso debate con el propósito de ir abriendo camino a la eliminación del carácter laico de la enseñanza pública y de la función pública en general, impulsado desde las más altas esferas de la jerarquía eclesiástica católica. Consideran que se pretende de fondo que se permitan actos religiosos en espacios públicos y sostienen que se abriría la puerta a que en las escuelas oficiales o públicas se imparta educación religiosa.

En este debate, Nicanor Pérez apuntó que “se trata de una reforma que impulsan grupos políticos que tratan de fomentar dogmas que no permiten liberar a la población y que se aplican para controlar a los individuos”.

“Nos parece que sigan insistiendo en esa pretensión que en su momento Benito Juárez tuvo la inteligencia de detener. Creemos que la religión es un aspecto individual o en su caso que debe ser vivido, sea cual sea el culto que profesen, en espacios específicos y en la educación se debe atender criterios basados en la ciencia, no dogmas religiosos”.

Aseveró que la ley actualmente ya está clara en cuanto a la libertad de culto y esta reforma provocaría que se genere una “mezcla de educación con aspectos religiosos que no tienen nada qué ver”.

Advirtió que los maestros habrán de estar atentos a que no se pretenda hacer cambios en planes y programas de estudio, con este pretexto, al reiterar que hay otros contenidos importantes que no han sido incluidos en la formación de niños y jóvenes, de tipo científico o incluso de carácter social e histórico.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...