Profesores de Religión denuncian presiones para acudir a la marcha

El vicepresidente de la Federación Estatal de Profesores de Enseñanza de Religión (FEPER), Luis Guridi, denunció ayer que los responsables eclesiásticos han presionado durante 15 días a los maestros para que acudieran a la manifestación de ayer.

Guridi aseguró que las coacciones, que proceden de la mayoría de las delegaciones diocesanas provinciales, consistieron en llamadas personales a los profesores de Religión para que participaran en la organización de la marcha contraria a la ley orgánica de educación (LOE), así como para que asistieran a la convocatoria en Madrid.

Durante las últimas semanas, las delegaciones diocesanas elaboraron dípticos para repartir en los colegios en los que se dice lo siguiente: "Si usted piensa asistir a la manifestación de Madrid póngase en contacto con el profesor de Religión de su centro".

LOS OBISPOS, TAMBIÉN
Guridi también informó de que, durante estos días, las diócesis han convocado a los profesores de Religión a reuniones en las que se subrayó "la importancia de acudir" a la convocatoria y a las que incluso acudieron los obispos. Guridi, que no estuvo presente en la manifestación de ayer, calificó de "farsa" la retahíla de argumentos esgrimidos por los convocantes.

Para el vicepresidente de la FEPER, profesor jubilado de Religión, las presiones son "inadmisibles en el siglo XXI". "Somos profesionales de la enseñanza y no nos dedicamos a hacer proselitismo. No somos activistas religiosos", advirtió.

El vicepresidente se mostró convencido de que habrá represalias contra los que, finalmente, no acudieron a la convocatoria. "Siempre las hemos tenido", dijo en referencia a las posibles revanchas por parte de los responsables de la Iglesia.

SITUACIÓN DE PRECARIEDAD
Guridi hizo hincapié en la situación de precariedad que sufren los profesores de Religión. En su opinión, la Iglesia utiliza "malas artes" decidiendo los turnos, los horarios y el sueldo de los profesionales.
El responsable de la FEPER reclamó al Gobierno un estatuto del trabajador que otorgue a los docentes de Religión las mismas condiciones que tiene el resto del profesorado. A su juicio, la inestabilidad los convierte en "presas fáciles" porque su puesto de trabajo "siempre está amenazado".

Guridi, por último, reconoció que desde hace cuatro semanas "hay contactos con el Gobierno" para perfilar un acuerdo con los profesores de religión, pero aún no se ha materializado en un texto concreto. 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...