Profesores de Religión de colegios públicos piden dar clases en inglés

Lo solicitan si la materia alternativa a la Religión es un refuerzo de inglés, para estar en igualdad Los docentes denuncian que es ilegal que la materia alternativa sea un refuerzo educativo

Profesores de la asignatura de Religión de colegios e institutos públicos de Navarra piden al departamento de Educación del Gobierno foral impartir su materia en Inglés. Eso sí, siempre que la asignatura alternativa a la suya se dé en ese idioma o sea un refuerzo de esa lengua.

Estos maestros y profesores ya denunciaron el curso pasado a la Administración educativa que diez centros públicos utilizan esas horas de clase para hacer un refuerzo educativo, lo que, a su juicio, supone "un agravio comparativo" con los alumnos que cursan Religión. Los docentes prevén ahora iniciar acciones legales para evitar que se dé esa circunstancia. Este curso estudian Religión unos 41.400 alumnos de colegios e institutos públicos (el 60% de todos los matriculados), a los que imparten clase 220 docentes (160 maestros y 60 profesores de Secundaria). En toda Navarra, el porcentaje de alumnos que cursa Religión asciende al 75% (entre la red pública y la concertada). En los centros concertados de titularidad religiosa la Religión es una materia obligatoria.

El representante del sindicato USO, que representa a la mayoría de estos docentes, Fernando Jorajuría, insiste en la "injusticia" que se produce. "Lo que pedimos ahora es que si los centros imparten la alternativa en inglés, los profesores de Religión que estén preparados y se habiliten para ello, pueden dar también su materia en ese idioma", recalca. Jorajuría recuerda que ya el curso pasado denunciaron esta situación ante el departamento de Educación pero que la Administración considera que es algo legal. "Por eso, ahora queremos ir a los tribunales. Agotar todas las vías. Existe una sentencia anterior el Tribunal Supremo que dice que en la asignatura alternativa a la Religión no se pueden impartir un refuerzo curricular".

Los docentes insisten en que, al margen del agravio comparativo que este refuerzo educativo supone para el alumno, también perjudica laboralmente a los profesores. "En muchos centros públicos, ya se está viendo que hay alumnos que prefieren el Inglés a la Religión y está bajando el número de matriculados. Eso redunda en que se necesiten menos profesores y se pierdan puestos de trabajo".

Archivos de imagen relacionados

  • clases religion
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...