Probablemente George Clooney puede convencerle de que la evolución es verdad

Una cucharada de celebridad puede hacer que la ciencia entre más fácilmente. Un reciente estudio ha revelado que la exposición a las opiniones de celebridades sobre la evolución puede influir en la propia aceptación por parte de esa persona.

La evolución es un principio científico que lleva circulando más de cien años y, sin embargo, son muchos lo que continúan denodadamente malinterpretando o rechazando los hechos.

La inmensa mayoría de los científicos aceptan que los humanos evolucionaron en el tiempo, pero sólo alrededor de un 65 por ciento de los estadounidenses están de acuerdo, y sólo el 33 por ciento cree que se deba sólo a procesos naturales.

Desde un inicio los científicos han estado intentando sumar más y más gente a esta idea, y esta última investigación indica que una dosis de George Clooney era cuanto necesitaban.

El estudio se dirigió a 360 estudiantes universitarios en Canadá, a los que se les dio a leer un artículo sobre evolución. Respecto a la teoría, los artículos eran escépticos, favorables o neutrales.

La mitad de las veces fueron escritos por un experto en Biología, un profesor ficticio de Biología de una prestigiosa universidad norteamericana, y el resto se presentaban como la revisión crítica de un libro firmada por una celebridad: George Clooney.

Los participantes finalmente rellenaron un cuestionario para medir su aceptación de la teoría de la evolución.

Los resultados indican que las opiniones sobre la evolución pueden verse influidas por las celebridades masculinas, incluso tras los filtros por edad e inclinaciones religiosas, al menos en los sujetos de este estudio.

Más sorprendente resultó observar que George Clooney era más efectivo que un científico real (aunque ficticio) en cuanto a cambiar las opiniones de los estudiantes universitarios.

De hecho, el respaldo de la evolución por el profesor ficticio de Biología no demostró ningún efecto significativo sobre la opinión de los estudiantes universitarios.

El patrón permaneció igual cuando los investigadores reemplazaron a George Clooney por Emma Watson. Lo que sugiere que incluso las mujeres, cuyas opiniones son a veces menospreciadas en el ámbito científico, pueden tener efecto sobre las creencias del público, si disfrutan del debido nivel de estrellato.

Pueden verse claros ejemplos de estos hallazgos incluso en la vida real. En lo que respecta al cambio climático, otro de los temas científicos que con harta frecuencia se presenta al escrutinio público, las celebridades pueden hacer llegar los mensajes mucho más allá que el meteorólogo promedio.

Hay algo en héroes del clima como Harrison Ford que hace que la gente se siente y atienda. En los dos últimos años Ford ha hablado dos veces en contra de los políticos negacionistas del cambio climático, y las dos veces sus declaraciones se han vuelto virales.

Quizá se deba a que tendemos a creer a aquellos que percibimos como parte de nuestro mismo grupo cultural, un principio que se conoce como cognición cultural. Mucha gente parece conectar mucho más fácilmente con las celebridades que con los científicos, quizá porque creemos conocer más a las celebridades como personas.

Así que, por lo que toca a la difusión de conocimiento basado en evidencias, puede que las celebridades sean la herramienta que les ha faltado a los científicos.

No obstante, debemos recordar que su influencia puede ser una arma de doble filo.

Cuando estrellas como Justin Bieber se mofa de la teoría del big bang (no, no la serie; la auténtica teoría), o Jim Carrey escupe algún desatino antivacunas, puede darse justo el efecto contrario: la propagación de la ignorancia en vez de la verdad.

Así que, si piensa atenerse a los resultados de este equipo y conseguir el respaldo de alguna celebridad para su proyecto científico, no olvide dar con la debida celebridad.

Este estudio se ha publicado en Evolutionary Psychology.

____________

Traducción de Francisco Mota

Fuente: Sciencie Alert

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...