Privada, religiosa y con título de la UGR

En el corazón de Almanjáyar, en pleno contraste con la realidad de un barrio ignorado y tapándole la visión a un edificio de viviendas sociales, el Arzobispado ha levantado la nueva sede de la escuela de Magisterio La Inmaculada, que hace unos días presentó a los medios y hoy inauguró monseñor Martínez, aunque las clases comenzaron ya hace semanas.

Frente al ‘Studium Granatense et Sacromontanum’, que es el nombre que se ha dado al edificio, un grupo de representantes de Granada Laica protestó esta mañana: por la invasión consentida por el Ayuntamiento de Granada de un espacio público (el callejón que separa el ampuloso inmueble del edificio contiguo); por el amparo de la Universidad de Granada a una institución privada y religiosa que emite títulos de una universidad pública y laica; y porque según denuncian colectivos como NOS, se está despidiendo y suspendiendo a personas que abiertamente manifiestan su condición homosexual.

Granada Laica critica que la UGR ampare con sus títulos a una institución privada y religiosa.

En esta entrevista, Manuel Navarro, coordinador del Observatorio del Laicismo y de Granada Laica, explica las razones:

Durante la protesta, que contó con la réplica de un vecino que se había acercado hasta el lugar, Maricarmen Moreno, vecina del edificio contiguo, también denunció que la escuela de Magisterio La Inmaculada ha dejado a los vecinos sin entrada para vehículos de Emergencia y que desde allí se genera “un ruido” que no deja descansar a los vecinos.

Moreno llevaba copia de las solicitudes que ha realizado para que los Bomberos certifiquen la inaccesibilidad del edificio de viviendas sociales y para que el Ayuntamiento de Granada indique si cumple con la normativo de ruidos.

El muro que separa la Inmaculada del edificio contiguo. Imagen tomada en el mes de abril.

La prensa contó en su día, cuando se colocó la primera piedra de la nueva escuela de Magisterio del Arzobispado, que la institución religiosa había hipotecado a la diócesis con estas obras, unas obras que contrastan con la humildad de la mayoría de las parroquias del distrito Norte y las necesidades cada día más acuciantes de sus fieles. Pero el arzobispo desmintió este extremo y, en la presentación a los medios el pasado viernes, presumió de que las obras  permitieron crear 177 puestos de trabajo y sostener a 125 familias.

NOTA: GranadaiMedia ha intentado tener respuesta de la Universidad de Granada a la denuncia de Granada Laica. De momento, seguimos esperando.

Protesta frente a la nueva sede de la escuela de Magisterio del Arzobispado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...