Prisión por ‘profanar’ una mezquita en Turquía utilizada como ambulatorio durante las protestas de Gezi

El templo de Dolmabahçe se utilizó como ‘ambulatorio’ para ‘salvar vidas’ de los manifestantes heridos por los antidisturbios en 2013

Tres millones de turcos salieron a la calle contra la represión a los acampados contrarios a un proyecto urbanístico en Estambul

El nuevo goteo de condenas por manifestarse durante las protestas antigubernamentales de Gezi de 2013 ha dejado perplejos a muchos. A las acusaciones habituales se ha sumado «profanación de una mezquita», relacionada con los esfuerzos de médicos y estudiantes de medicina voluntarios para atender a docenas de heridos por la Policía dentro de la mezquita de Dolmabahçe de Estambul.

La 55ª corte criminal de primera instancia de Estambul emitió este viernes lassentencias contra 244 de 255 acusados por participar, el junio de hace dos años, en las manifestaciones masivas contra el Ejecutivo del entonces islamista Recep Tayyip Erdogan. Estas decretan para los acusados entre dos meses y medio y 14 meses y medio de cárcel.

El tribunal absolvió a cuatro acusados, mientras que otros cuatro siguen pendientes de sentencia. Según el periódico Hürriyet el abanico de cargos atribuidos incluye «violar la ley de manifestaciones», «daños a la propiedad pública», «participación en manifestaciones ilegales», «provocar interrupción de los servicios públicos», «daños a sitios de culto» y «protección de criminales».

De forma sorpresiva, el juez ha dictaminado que cuatro de los acusados deberán cumplir 10 meses de cárcel por «contaminar una mezquita»; y dos acusados, más dos meses en prisión por «llevar batas médicas». Por el momento, matiza elHürriyet, el magistrado ha pospuesto el cumplimiento de las penas.

Las protestas de Gezi estallaron el 28 de junio de 2013 como respuesta a la brutalidad policial contra una acampada ecologista para evitar la tala del parque de Gezi, en el centro de Estambul. La respuesta masiva ciudadana sacó a más de tres millones de personas en 81 ciudades turcas, y expulsó a la Policía del corazón de Estambul durante 17 días de acampada antigubernamental.

En aquellas jornadas, la Policía utilizó todo tipo de armamento antidisturbios, entre ellos gas lacrimógeno y agua a presión, para avanzar sobre las barricadas pergeñadas por los manifestantes alrededor de Gezi. Detuvo a cientos de ellos, y otros tantos resultaron heridos. A pesar de las críticas de numerosos países por los abusos cometidos, el Gobierno de Erdogan calificó aquella acción policial de «legendaria».

En este contexto de protestas y disturbios callejeros la mezquita de Dolmabahçe de Estambul sirvió de centro de atención médica. Se atendieron problemas respiratorios por el gas lacrimógeno, quemaduras por el impacto de proyectiles de gas y contusiones de todo tipo. La Asociación de Médicos de Turquía asegura que en el templo hecho ambulatorio de campaña «se salvaron vidas».

Pese a ello, el Ministerio de Sanidad demandó por «crear instalaciones médicas irregulares» a varios médicos. Erdogan fue más allá y, en varios mítines, aseguró ante sus seguidores píos que, además de haber pisado su interior con zapatos, dentro de la mezquita de Dolmabahçe se había consumido alcohol. El entonces muecín de la mezquita negó ante la prensa haber sido testigo de este hecho, y poco después fue relevado del cargo.

Sin embargo, esta acusación ha acabado cuajando en la sentencia de este viernes por «profanación» del templo.

Las condenas publicadas este viernes siguen a otras anteriores relacionadas con la actividad durante las protestas de Gezi. A finales de abril pasado un juez absolvió a 26 arquitectos, ingenieros y médicos acusados de «organización criminal» entre otros cargos, por su rol en la convocatoria de manifestaciones de apoyo a la causa ambientalista y antigubernamental de Gezi. En febrero de este año también resultaron absueltos los médicos que habían sido demandados por Sanidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...