Primeras polémicas en la nueva corporación gijonesa por la ausencia de la alcaldesa de las ceremonias religiosas de San Pedro

Imagen de la anterior alcaldesa en la bendición de las aguas en 2016

Primer día de actividad institucional en la nueva corporación gijonesa, primeras polémicas. Pero no polémicas necesariamente nuevas. La primera, un clásico, de hecho, en estas fechas: ¿debe acudir la máxima autoridad local a la ceremonia de la Bendición de las Aguas desde la explanada del Campo Valdés el día de San Pedro, patrono de la ciudad? Ana González, la nueva alcaldesa socialista, ha anticipado que no lo hará. El Partido Popular, por boca de su flamante portavoz, Alberto López-Asenjo, cree que debería. Así lo ha hecho hoy a través de un comunicado de prensa en el que no solo ha confirmado hoy la participación de su grupo en los actos conmemorativos del 29 de junio, misa y bendición incluidas, sino que ha recordado a la regidora que «la bendición de las aguas, así como los demás actos institucionales de dicho día, trascienden de lo estrictamente religioso», que «forman parte de las tradiciones de nuestra ciudad» y que «como se pronunció en el discurso de investidura, quien no respeta a sus tradiciones no se respeta a sí mismo».

Replicaba así López-Asenjo a las declaraciones de Ana González en una entrevista en la que adelantaba que no acudirá a la ceremonia apelando a la laicidad de la institución municipal y a la variedad o a la ausencia de confesiones religiosas entre la ciudadanía a la que representa, deslindando las creencias personales de la gestión pública. Se desmarca así González de la postura de su predecesora en el cargo, la forista Carmen Moriyón, y se alinea con lo defendido por su propio partido y por los colectivos laicistas que en los últimos años han protagonizado movilizaciones cada día de San Pedro; una jornada que cobró carácter festivo en los últimos años del pasado siglo bajo el mandato del desaparecido alcalde socialista Vicente Álvarez Areces, y a la que sí acudieron el propio Areces, su sucesora Paz Fernández Felgueroso y otros concejales socialistas, como el portavoz Santiago Martínez Argüelles.

Sin embargo, los concejales socialistas -como IU y la desaparecida marca Xixón Sí Puede- tomaron posición durante el segundo mandato de Foro junto a los partidarios de desvincular la representación institucional en las ceremonias religiosas del 29 de junio; uno de los escasos frentes en el que los tres partidos hicieron causa común desde la izquierda en los últimos cuatro años, como quedó plasmado en el respaldo con sus votos de la adscripción de GIjón a la Red de Municipios Laicas y en la aprobación el pasado año, para desarrollarla, de una ordenanza de laicidad que sigue pendiente.


La alcaldesa en otra entrevista en La Voz de Asturias:

-El primer día ya ha habido también oposición. El PP ya ha replicado a su anuncio de que no irá a los actos religiosos por San Pedro y al reparto de concejales liberados.

-Es lógico. De todas maneras, hay falsas polémicas. Si se conoce la postura del partido al que pertenezco desde el XXXIV Congreso Federal y el XXXII Congreso Autonómico, hasta la postura de la Agrupación de Gijón, es evidente que defendemos una sociedad laica. Por tanto, si estamos en el laicismo, nadie puede pedirme que participe en celebraciones de tipo religioso. No voy a asistir ni yo ni los concejales y concejalas de mi gobierno. Sería absurdo decir que creemos que la sociedad y las instituciones tienen que ser laicas y estar fuera de las creencias populares, y que luego estemos participando en ellas. Son estas polémicas que se hacen porque se cree que pueden dar cierto rédito, confundiendo además tradición con otras cosas, o para validar tradiciones cuando el cambio de los tiempos hace que ya no sean válidas; lo cual no significa que no puedan hacerlo las personas que quieran y lo consideren así. Pero no hay que confundir el papel institucional de un Ayuntamiento y una ciudad que debe tender hacia la laicidad con las creencias personales de parte de los vecinos y vecinas. Por cierto: no es un acto institucional. De los institucionales no pienso perderme uno.

-¿Y tradición?

-A decir verdad, tampoco. Son de esas tradiciones nuevas que nos dicen que son tradiciones. Pero, ¿sabe qué? Mientras todas las polémicas en torno a mi trabajo sean estas, es que las cosas van muy bien.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...