Primera mujer ordenada sacerdote en Italia

«He abierto un camino». Eso aseguró ayer Maria Vittoria Longhitano tras una ceremonia de dos horas celebrada en la Iglesia anglicana All Saints de Roma y en la que se convirtió en la primera mujer italiana sacerdote de la Iglesia vetero-católica, una confesión cristiana que se separó del catolicismo en el siglo XIX.

Longhitano, una profesora siciliana de 35 años, casada, celebrará hoy su primera misa en la iglesia Jesús de Nazaret de Milán, donde a partir de ahora ejercerá su ministerio sacerdotal. «Ha sido un acto de valentía que rompe esquemas milenarios», destacó el sacerdote vetero-católico que ofició el acto, Fritz-Rene Muller, en clara referencia a la Iglesia católica que, pese la crisis de vocaciones, se opone a que las mujeres tengan acceso al sacerdocio.

«Sin las mujeres, el catolicismo queda mutilado», agregó Longhitano, quien, sin embargo, aseguró que mantiene una «buena relación» con el cardenal católico y arzobispo de Milán, Luigi Tettamanzi.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...