Presunto encubridor de pederastia culpa al «diablo»

El párroco de Ixtlán de Juárez, Pedro Ginés Medina atribuyó "al diablo" las denuncias de pederastia en contra de su compañero, Gerardo Silvestre Hernández, cuando se desempeñó en las parroquias de San Pablo Huitzo, Santiago Camotlán y Villa Alta.

"Discúlpenme, pero el diablo es el diablo", afirmó en el mensaje final de la misa dominical oficiada en su parroquia.

De acuerdo con la grabación entregada a NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca, el presbítero sostuvo que los medios de comunicación presentan las acusaciones a Silvestre Hernández "como si fuera un hecho real y verídico, pero la realidad es otra".

Reconoció que las denuncias de pederastia en contra de su compañero las conoció "en el 2008 o 2009", aunque "hasta el día de hoy no se han podido comprobar".

Consideró que las acusaciones "tienen otros fines y otras intenciones", sobre todo, para destruir a la Iglesia Católica.

"Tenemos que estar atentos; el diablo se mete de muchas formas y de muchas maneras, y ha querido destruir a la Iglesia en todo momento", asentó.

También, en alusión a los sacerdotes quienes enviaron una carta para denunciar el caso en El Vaticano, subrayó que "están en contra de la propia Iglesia" porque "buscan su mal".

"Son enemigos de la misma iglesia, son enemigos de Cristo", remarcó.

Refirió que los sacerdotes son como Judas cuando estuvo cerca de Jesús.

"El enemigo está dentro de la propia Iglesia; podemos ver que el enemigo está  y muy cerca de Jesús", indicó.

Mencionó que la Iglesia Católica está dispuesta a llegar a la verdad porque "no se puede decir que si o decir que no, mientras no se cuente con la realidad".

"Cuando alguien comete un delito debe ser castigado conforme a las leyes; la Iglesia no se opone", indicó.

El sacerdote pidió a sus fieles "orar mucho para que las cosas se solucionen y purificarnos" si se cometieron errores o delitos y para evitar "el deterioro de la fe y de la vida cristiana" por las acusaciones a Silvestre Hernández.

"Tenemos que arrepentirnos, tenemos que pagar también, eso es lo justo", indicó.

Según la carta de los sacerdotes, Ginés Medina, en ese entonces párroco de Villa Hidalgo Yalalag, encubrió presuntamente a Silvestre Hernández.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...