Presión vaticana contra la ley de parejas italiana

El cardenal Bertone pide «coraje» a los políticos católicos para oponerse a la norma La izquierda se manifestará el sábado para apoyar el anteproyecto

Cuando el Parlamento italiano empieza a analizar el anteproyecto de ley del Gobierno sobre las parejas de hecho, ayer se hizo pública una dura advertencia del Vaticano dirigida a los políticos católicos para que no transijan. Al debate se sumó incluso Flavia Prodi, la habitualmente reservada esposa del primer ministro. "No hay que tener prisa", afirmó, porque para defender esta ley "hay que sustraerla del debate ideológico", y sugirió que tal vez "sería necesario aprobarla con voto secreto".
"En política, los católicos no son la longa manus de la Santa Sede" y "es justo que los católicos comprometidos en política sigan su propia conciencia", reconoció en un acto público el cardenal Tarcizio Bertone, secretario de Estado del Vaticano. Pero también advirtió de que la conciencia "no es un valor absoluto, por encima de la verdad y del error, del bien y del mal", por lo que "la dimensión fundamental y no renunciable de un cristiano es un vivo sentido de la ética", frente al que se encuentran "valores que no son negociables, porque corresponden a verdades objetivas, universales".

DEMOCRACIA Y MORAL
Esta tesis de la existencia de una verdad por encima de los valores en que crean las personas combate las posiciones de los laicos y los ateos italianos –defendidas en estos días incluso desde las páginas de los diarios–, que reconocen a la Iglesia católica el derecho de mantener su postura, pero reivindican la libertad de legislar para quienes no profesan sus creencias. "Es necesario más coraje", insta el cardenal Bertone a los católicos, argumentando que "no siempre la elección del mal menor es aceptable", porque "si la democracia no es moral, no será democracia".
Para apoyar el anteproyecto, los colectivos de gais organizan una manifestación en Roma para el sábado, en la que estarán la mayoría de los partidos de izquierda de la coalición del Gobierno. "Un Estado laico debe saber ofrecer instrumentos jurídicos y culturales para afirmar los derechos aún discriminados, y por eso confío en que muchos, creyentes y no creyentes, se adhieran a la marcha", dijo ayer Sergio Gentili, de los Democráticos de la Izquierda, el primer partido del centroizquierda.

SOLIDARIDAD RECÍPROCA
El texto aprobado por el Gobierno reconoce a las parejas que convivan, independientemente del sexo de sus integrantes, una serie de derechos y deberes. Entre los primeros destacan la transmisión de la propiedad de la vivienda o del contrato de alquiler en caso de fallecimiento del miembro titular, y el derecho de ambos a las prestaciones sanitarias derivadas de la cotización de uno de ellos, así como a la pensión de viudedad.
El anteproyecto, fruto de una larga labor para armonizar posiciones dentro de la mayoría, reconoce implícitamente como pareja de hecho la convivencia entre dos parientes o dos ancianos que quieran ofrecerse una solidaridad recíproca. Aunque después de que el Ejecutivo lo aprobara, los parlamentarios han presentado otros ocho proyectos, que una comisión intenta unificar antes del debate en el pleno.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...