Predominan los hombres y la religión en la nueva Cámara de Puerto Rico

Casi todos los miembros de la Cámara de Representantes se identificaron como cristianos y la mayoría de los legisladores son hombres

Las bancas de la Cámara estarán ocupadas este cuatrienio por 51 representantes que se consideran en su inmensa mayoría creyentes religiosos –el 72% se identifica como católico y el 22% como protestante– y de los que más de la mitad  están casados y tienen una formación profesional en administración de empresas.

Estas particularidades sobre los miembros de este cuerpo legislativo, compuesto en un 78% por hombres, se reflejaron en un cuestionario que El Nuevo Día hizo a los representantes para conocer algunos rasgos que los caracterizan a través de preguntas directas acerca de su biografía, ingresos y sobre política pública.

De los 51 representantes que juramentaron, 47 contestaron las preguntas de este diario.

Ricardo Llerandi, quien juramentó pero renunció al escaño para ocupar un puesto en la Rama Ejecutiva, contestó las preguntas pero sus respuestas no se incluyeron en este reportaje, pues no ejercerá el cargo legislativo. De manera que se observaron los datos de 46 legisladores.

No contestaron el cuestionario los representantes populares Brenda López y Roberto Rivera Ruiz de Porras ni los novoprogresistas Michael Abid Quiñones y Ángel Peña.

Los primeros tres nunca respondieron y Peña aseguró vía telefónica que devolvería la llamada para contestar el cuestionario, pero nunca lo hizo ni tampoco respondió la versión electrónica que se le envió.

Antonio Soto, del Partido Nuevo Progresista, respondió las preguntas biográficas y personales, pero declinó hacerlo en las que cuestionaban  sus posturas acerca de la política pública en temas que han estado en la palestra por los pasados años.

Predominante el cristianismo

De los 46 representantes que contestaron el cuestionario, ninguno se identificó como creyente de alguna religión no cristiana. Un representante no quiso mencionar si tenía alguna creencia religiosa, mientras 33 se identificaron como católicos, 10 dijeron que eran protestantes, un legislador dijo que visitaba todas las iglesias y otro dijo que era cristiano pero no se ubicó en el catolicismo ni en alguna de las iglesias protestantes.

La Cámara tiene 15 legisladores solteros, 30 están casados y uno de los que respondió la encuesta no quiso decir su estado civil. Los integrantes de la nueva Cámara tienen una edad media de 45 años y, en promedio, tienen dos hijos.

Solo siete representantes estudiaron en colegios privados, 31 cursaron los grados primarios y secundarios en la escuela pública y ocho tuvieron ambas experiencias. En cambio, en la mayoría de los casos, sus hijos estudian en colegios privados. Solo los hijos de 12 representantes han estudiado en escuelas del Estado y la prole de nueve legisladores ha estado tanto en la escuela pública como en la privada. Dos delos representantes no quisieron decir si sus hijos estudian o estudiaron en escuelas públicas o privadas.

Se quedan en la tierra natal

Asimismo, 20 representantes fueron a universidades privadas, 12 estudiaron en la Universidad de Puerto Rico y 14 de ellos dijeron que  dividieron sus estudios entre universidades públicas y privadas. Muchos cambiaron de sistema universitario cuando iniciaron estudios posgraduados.

Solo uno de los representantes estudió su carrera universitaria en los Estados Unidos, el resto de los 45 legisladores completaron sus estudios universitarios en la Isla.

No obstante, algunos de ellos tuvieron cortas experiencias de estudio en México, España y Nueva York.

El grado máximo obtenido por la mayoría de los legisladores –21 de ellos– es el bachillerato. Hay 13  que tienen juris doctor, cinco tienen maestría, tres tienen grados asociados y cuatro no completaron un grado universitario.

La formación profesional de los representantes es diversa aunque, en su mayoría, estudiaron administración de empresas, con 15, y  derecho, con 13. Dos de los representantes realizaron estudios en ciencias naturales, dos en salud, otros dos en educación y el mismo número en ingeniería y en justicia criminal. Uno se formó en las artes, uno en las ciencias sociales, uno en electrónica y otro en agrimensura.

Además de por estudios, algunos representantes han vivido fuera del país por otras razones: uno viajó a los Estados Unidos durante su niñez para atender una condición de salud, otro lo hizo también durante su infancia porque su familia se estableció brevemente en Nueva York.

Uno de los 46 representantes entrevistados dijo que, en algún momento, residió en los Estados Unidos como parte de su adiestramiento con la Marina de Guerra y otro en búsqueda de una oportunidad de empleo que no consiguió y retornó a Puerto Rico.

Diversas fuentes de  ingresos

De los representantes que juramentaron y respondieron al cuestionario de El Nuevo Día, 12 dijeron que durante los pasados cuatro años tuvieron más de una fuente de ingresos.

De los 46 representantes entrevistados, 27 ocuparon escaños legislativos el cuatrienio pasado.

Dos de ellos, Carlos Méndez y Javier Aponte, contestaron que, al tiempo que ocuparon un escaño, también ofrecieron cursos universitarios.

Asimismo, José “Cony” Varela y Luis Raúl Torres  recibieron ingresos provenientes de rentas de propiedades. Mientras, Ángel Matos señaló que,  mientras era legislador, recibió un ingreso extralegislativo  como asesor de comunicación, pero no especificó con quién o dónde.

En tanto, el representante José Aponte dijo que recibió ingresos del partido en que milita por servicios como secretario de esa organización

Por otro lado, entre los  nuevos representantes, Guillermo Miranda indicó que su fuente principal de ingresos por los pasados cuatro años fue su salario como director escolar y recibió otros ingresos como músico, mientras que JoséLuis Rivera Guerra recibió ingresos  como maestro de escuela y como entrenador personal. El representante Samuel Pagán también trabajó en el Departamento de Educación.

Mientras, el ingreso principal de Maricarmen Mas por los pasados cuatro años fue el de su trabajo administrativo en la UPR y que, en ese periodo, también ofreció servicios profesionales de contabilidad.

Antes de ser legislador, el independentista Denis Márquez mantenía su propia oficina legal y Ramón Luis Rodríguez daba servicios profesionales en el área de finanzas. En tanto, José Pérez Cordero fue asesor de la Comisión de Servicio Público y José Banchs, de la alcaldesa de Ponce, María “Mayita” Meléndez.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...