Por una escuela pública laica

Desde la Confederación de Madres y Padres de la Escuela Pública Vasca (Ehige), de la que es miembro Baikara Federazioa, estamos impulsando la campaña «por una escuela pública vasca laica para todas y todos: la religión fuera del horario lectivo» con la que pretendemos informar a la familias de nuestro objetivo de que la religión no se imparta dentro del horario lectivo en la escuela pública vasca. El pasado domingo se publicaba en este periódico un artículo de opinión suscrito por el obispo de San Sebastián, Jose Ignacio Munilla, animando a las familias a matricular a sus hijos en religión. Hoy día, más del 70% de las familias que escolarizan a sus hijos e hijas en la escuela pública vasca no comparten esta petición y prefieren que no reciban enseñanza religiosa en la escuela. Por ello creemos que es importante también dar a conocer algunos de los argumentos de esta elección. Y para ello vamos a utilizar la misma técnica expresiva que utilizaba el sr. Munilla y vamos a compartir las reflexiones de una familia guipuzcoana.
Xabier y Miren son los padres de Maider y Beñat, que están escolarizados en la escuela pública de su barrio. Y aunque Xabier se escolarizó en un colegio religioso, comparte con Miren la idea de que la religión debe de pertenecer al ámbito privado, y que, en todo caso les correspondería a ellos educar a sus hijos en los valores religiosos, e incluso, tienen la posibilidad de contactar con la parroquia del barrio para ampliar esa formación religiosa. Por eso, en su día, optaron porque sus hijos no recibiesen educación religiosa en la escuela. Pero en las conversaciones que mantienen con su hijo y su hija sobre su vida en la escuela, hay situaciones que les tienen bastante preocupados.
Así, Maider, que cursa el segundo curso de Primaria, les explica que dos veces a la semana tres de sus compañeros salen de la gela para ir a otra aula y juntarse con otros alumnos y alumnas de otras gelas. Y cuando le preguntan qué hacen cuando sus compañeros están fuera, Maider responde que algunos días hacen talleres o van a la biblioteca, pero nunca dan ni matemáticas, ni euskara ni ninguna otra asignatura.
Sin embargo en la gela de Beñat, que cursa primero de Primaria, no ocurre nada de eso y en ningún momento es separado ningún compañero y todas las horas las dedican a recibir las asignaturas curriculares establecidas. Y como no entienden muy bien porque se dan estas situaciones diferentes han preguntado por ello en la escuela. La respuesta ha sido que esto ocurre porque en la gela de Beñat ningún alumno recibe clase de religión, al contrario que en la de Maider en la que sí hay apuntados a religión tres compañeros de clase.
Además Xabier y Miren ya se han dado cuenta que este curso Beñat tiene más horas de Educación Física y Matemáticas, de las que tenía Maider cuando estudió el primer curso de Primaria. Y esta situación les hace reflexionar pues comprueban que, con una dedicación semanal de hora y media, a lo largo del curso escolar se dedican 52 horas a Religión y su alternativa. Por lo que, haciendo un sencillo cálculo, llegan a la conclusión de que a lo largo de los diez años de enseñanza obligatoria (seis cursos de Primaria y cuatro de ESO), Beñat habrá recibido 525 horas más de enseñanzas curriculares que Maider. Y todo ello por la circunstancia aleatoria de tener o no compañeros de gela que optan por la religión.
Y a Xabier y Maider esta situación les parece injusta y discriminatoria. Entienden que haya familias que quieran que sus hijos e hijas reciban educación religiosa, pero piensan que esta elección de ninguna forma tiene que tener como consecuencia que la mayoría de los alumnos y alumnas tengan que recibir enseñanzas no curriculares que no han elegido, restando con ello un importante número de horas lectivas para recibir la materia curricular legalmente establecida.
Por eso Xabier y Miren creen que ésta reivindicación es justa, y por ello se van a poner en contacto con la Asociación de Madres y Padres de su escuela para apoyar su campaña solicitando que la religión no se imparta en el horario lectivo. Además van a facilitar a otras familias amigas y conocidas la dirección de la página web 'www.ehige.org/eskolalaikoa/' para que puedan recabar más información sobre este tema.

Reproducimos a continuación el artículo del obispo al que se alude. Su simple lectura no necesita comentario alguno sobre la falsedad de sus afirmaciones sobre el laicismo, que por supuesto respeta todas las creencias personales, pero ello conlleva que ninguna de ellas tendrá privilegios, como le ocurre a la católica que cuenta con 17.000 catequistas pagados por toda la ciudadanía para propagar su doctrina entre escolares. Nada se objetaría desde el laicismo si la iglesia costeara sus catequistas y esas clases se diesen en sus iglesias, y no en la escuela, que es de todos, y ellos son los que no la respetan como institución pública, ni a los demás escolares que pueden tener otras convicciones, o simplemente piensan que a la escuela se va a aprender ciencias y conocimientos, y que las creencias se dan en los lugares de culto de cada creencia o convicción.

Matricula a tus hijos en religión

Diario Vasco. 29-01-2012 Obispo de Donostia

Mañana lunes se abre el plazo de prematriculación en los centros escolares de nuestra comunidad autónoma, en un momento en que la asignatura de religión está viviendo una difícil situación. Con un poco de humor, reconstruimos una supuesta conversación entre un adolescente llamado Andoni, y su padre Benito:
– Aita, ¿qué estás haciendo en el ordenador?
– Pues ya ves, resulta que este año ya se puede rellenar por internet la prematrícula del próximo curso, y precisamente estoy haciendo la tuya. Por cierto, Andoni, aquí preguntan si vamos a elegir la asignatura de religión.
– No sé si merece la pena, aita. En mi clase de reli algunos dicen que el próximo curso no van a continuar. ¡Con decirte que en el colegio han aparecido unos carteles en los que pone: 'Por una escuela laica, la religión fuera de las aulas'!
– Mira, Andoni, yo también estoy a favor de una escuela pública laica, pero no estoy dispuesto a que me den gato por liebre. 'Escuela laica' quiere decir que en ella se respetan todas las creencias, pero no que tengamos que renunciar a la nuestra. No es lo mismo 'escuela laica' que 'escuela sin religión'. Los padres tenemos derecho a que nuestros hijos sean educados en la escuela según los valores de la familia, y no según las ideologías de los políticos de turno.
– No te lo discuto, aita. Pero también date cuenta de que ya llevo muchos años dando religión y yo creo que ya sé bastante…
– No te equivoques, Andoni, hoy todo el mundo se cree con la capacidad de hablar sobre la religión. ¡La ignorancia es muy atrevida! Y se habla con mucha ligereza, de lo que no se sabe. Yo no me pongo como ejemplo, porque reconozco que me falta cultura religiosa, pero me gustaría que tú aprovechases la oportunidad de formarte. Hoy en día es necesario estar preparados para dar respuesta a muchas objeciones contra la fe cristiana y contra la historia del cristianismo, que se difunden, a modo de 'leyendas negras'. De lo contrario, llegará un día en que nos hagan avergonzarnos de nuestra propia fe.
– Es que, en Infantil y en Primaria éramos bastantes los que estábamos apuntados a religión; pero ahora ya apuesto a que vamos a quedar 'cuatro gatos'.
– Pues tendrías que irte acostumbrando, Andoni. Te voy a decir que yo también me suelo quedar muchas veces 'solo', cuando en la oficina se tratan temas de moral o de religión. Ya sabes que en esta casa no es que seamos muy 'beatos'; pues. a mí, en el trabajo ya me han puesto el apodo de 'Benito dieciséis'. Yo sé que no lo dicen por faltarme al respeto, pero no te voy a negar que a veces me incomoda. Y por la cuenta que te trae, ¡tú también deberías de ir aprendiendo a mostrarte ante los demás como eres, sin complejos!
– Je, je. Pues. ¿qué dirían de la amona Isabel, si la conociesen? ¡Lo mismo la llamaban 'Isabel, la católica'!
– Pues sí, Andoni, tenemos que dar gracias a Dios por la fe que nos han transmitido los aitonas. La asignatura de religión te ayudará a comprender las raíces de nuestra cultura y de nuestra historia; pero sobre todo, te ayudará a entender el sentido de la vida, de forma que puedas orientarte en medio de tanta confusión y de tanto relativismo.
– No sé si te conté que a mi amigo Iker le dicen en su casa que la religión del futuro es la ciencia, y que en la escuela nos tienen que enseñar a ser 'científicos', y no 'religiosos'.
– Pues yo a los padres de Iker les diría que 'la religión sin ciencia, está coja', pero también que, 'la ciencia sin la religión es ciega'. La ciencia es muy importante, pero la ciencia sin 'conciencia' es la ruina de la humanidad. Y si no, que se lo pregunten a los habitantes de Hiroshima y Nagasaki. Y además, la ley vigente dice que la asignatura de religión es de obligada oferta para las escuelas, pero de elección voluntaria para los padres. Por lo tanto, nosotros tenemos tanto derecho a elegir libremente como los padres de Iker.
– Pues vale, aita, termina ya de rellenar la prematrícula, que va a empezar el partido de fútbol. ¿Le digo a la ama que cenamos delante de la tele?
– ¡Qué obsesión con el futbol! -les dice la madre entrando en la sala-. ¡A ver si va a ser ésa vuestra 'religión'!
Hasta aquí la parodia. Pero más allá de la ficción, los padres tienen ahora en su mano una opción importantísima que condicionará en buena medida los valores religiosos de sus hijos. ¡Deseamos vivamente que la asignatura de religión esté al alcance de la libre elección de todos los padres, sin ningún tipo de coacción ni de cortapisa!
(Para más información sobre el derecho a la asignatura de religión en la escuela pública, así como sobre las razones de su conveniencia, os invito a leer o a escuchar la conferencia pronunciada en Fórum Europa: enticonfio.org/enticonfio052.pdf ).

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...