¿Por qué seguimos cargando con la cruz?

Este miércoles comienza la campaña de la Declaración de la Renta. Las ONG y la Iglesia católica nos invitan ya a marcar la cruz correspondiente, mientras la organización Europa Laica vuelve a pedir a los ciudadanos no marcar ninguna

Este miércoles comienza la campaña de la Declaración de la Renta. Las ONG y la Iglesia católica nos invitan ya a marcar la cruz correspondiente, mientras la organización Europa Laica vuelve a pedir a los ciudadanos no marcar ninguna y a reclamar al Estado que las cruces desaparezcan definitivamente. En realidad, la doble cruz sólo maquilla el privilegio original de la Iglesia, que además bebe de ambas casillas, que se beneficia del aparato recaudador de la Agencia Tributaria y que se sigue financiando con dinero público y contando con beneficios fiscales extraordinarios a pesar de que hace 40 años se comprometió a la autofinanciación.

Hay que recordar que el 0,7% no es una aportación adicional del contribuyente sino que se detrae de la aportación común que hacemos todos los contribuyentes. Así que en cada cruz marcada va dinero que han puesto también quienes no han marcado ninguna cruz. En un país aconfesional es un contradiós que una confesión concreta tenga tal privilegio. Y puestos a decidir dónde va a parar el 0,7% de nuestros impuestos deberíamos tener libertad absoluta para destinarlo a cualquier rincón del presupuesto. A becas, o al cine, por ejemplo, que tienen interés social y son divinos.

Para escuchar el audio, pulse sobre esta imagen:

logo cadena ser

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...