¿Por qué la solemnidad sólo se vincula con lo religioso?

Es curioso que, sin rechistar, la solemnidad de las fiestas de San Juan siempre se tenga que vincular a la procesión, a la misa mayor, a las vísperas y demás actos religiosos. Y además se argumenta, claro está, que estos hechos 'eternos' (poco más de cien años) se vienen repitiendo desde hace tiempo. Es decir, se justifica con la historia como argumento.

Estas últimas valoraciones historicistas sobre las ceremonias oficiales en las fiestas de San Juan, me coinciden con la lectura de 'Pensar el siglo XX' de Tony Judt, una historia de las ideas políticas y las maneras en las que el poder se ha hecho constituyente en Europa y, por contraposición, también una historia de las fuerzas sociales e intelectuales que han puesto límites a sus abusos. Es decir, un compendio de sabiduría sobre como el historicismo -la constatación académica de los hechos, como si estos fueran inamovibles-, se contarresta con la capacidad reinterpretativa de la historia, la lucha por dar luz a las historias subalternas. Porque no nos olvidemos, la historia es, fundamentalmente, el relato de los poderosos y, la jerarquía de la Iglesia, siempre ha sido su compañera complaciente e interesada.
 
Por poner un ejemplo entre mil parecidos, no se trata de describir, minuciosamente, que Franco asistía a los actos oficiales, bajo palio, vestido con sus mejores galas, acompañado a distro y siniestro por cardenales, obispos y políticos, paseando al son de bandas de música interpretando música celestial, sino de describir las razones de esos hechos, desvelar sus verdaderas causas políticas, los intereses económicos y sociales que se ocultaban tras las ideas y los hechos de un tiempo en el que, para bien o para mal, el pensamiento y las costumbres de unos pocos se impuso sobre la vida de muchos.
 
En ese sentido, Tuduri tiene toda la razón, su descripción de las ceremonias de San Juan no es más que otra demostración de cómo siempre la iglesia ha tratado de canalizar e instrumentalizar todo tipo de actos oficiales, para que conste su preocupación por «las cosas terrenales».
 
Claro que desde hace años se viene haciendo, ¿y qué? ¿Esa es razón para que siempre siga siendo así? En fin, dejemos también el costumbrismo al albur de su posible modernización, que ya va siendo hora.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...