¿Por qué la Iglesia Católica no condena a los políticos católicos corruptos?

Tanto en los debates públicos como en la prensa se denuncia y condena la corrupción de los políticos que está destruyendo la democracia española, pero rara vez la Iglesia Católica se pronuncia al respecto. ¿Por qué? Los políticos católicos que se apropian de dinero de una forma ilegal están cometiendo uno de los 7 pecados capitales más importante: el de avaricia. La Iglesia Católica, tan afín al Partido Popular español, debería excomulgar a sus miembros corruptos por cometer el mencionado pecado capital.

¿Por qué no lo hace? ¿Por qué la Iglesia Católica Española, que hace declaraciones por cualquier asunto que vaya contra su idea de moralidad y ética, no se pronuncia sobre la corrupción sistemática de algunos miembros del PP?

Parafraseando el artículo de la Wikipedia relacionado con los 7 pecados capitales, la avaricia se aplica sólo a la adquisición ilegal de riquezas en particular. Tomás de Aquino escribió que la avaricia es «un pecado contra Dios, al igual que todos los pecados mortales, en lo que el hombre condena las cosas eternas por las cosas temporales». Avaricia es un término que describe muchos otros ejemplos de pecados. Estos incluyen deslealtad, traición deliberada, especialmente para el beneficio personal, como en el caso de dejarse sobornar. Búsqueda y acumulación de objetos, los engaños o la manipulación de la autoridad. ¿No es todo esto una descripción perfecta de un político corrupto español? Entonces, ¿por qué no interviene la Iglesia Católica amonestando y condenando a los políticos católicos corruptos?

El silencio de la Iglesia ante la corrupción es también una forma de complicidad implícita. ¿Tendremos que esperar a un nuevo Cristo para que eche del templo de la Democracia a latigazos a los fariseos?

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...