Por qué causa tanta polémica Planned Parenthood y la donación de fetos abortados en EE.UU.

El gobernador de Arkansas cancela contratos estatales con Planned Parenthood

Es el tercer estado sureño en hacerlo desde que los activistas contra el aborto lanzaron una serie de vídeos en los que acusan a la organización de vender tejido fetal.

Planned Parenthood, que proporciona servicios de salud a millones de mujeres en cientos de centros en todo el país, ha negado las acusaciones. La organización también dice que los abortos constituyen el 3 por ciento de su trabajo.

Arrancó en EE.UU. la batalla para hacerse con la nominación republicana de cara a las presidenciales en de 2016 y como en campañas anteriores, el tema del aborto vuelve a aparecer en los discursos de la mayoría de candidatos.

Esta vez los aspirantes conservadores a la Casa Blanca tienen el punto de mira a Planned Parenthood (PP), el mayor proveedor de servicios reproductivos del país, que atiende cada año a más de dos millones de personas.

La imagen de esta organización se ha visto dañada en las últimas semanas después de que un grupo antiabortista hiciera públicos unos videos en los que aparecen algunos de sus altos ejecutivos supuestamente discutiendo con un lenguaje gráfico la venta de órganos y tejidos de fetos abortados.

Además, en las grabaciones con cámara oculta llevadas a cabo por The Center for Medical Progress, los representantes de Planned Parnthood aparentementehablan de modificar la forma en la que llevan a cabo las interrupciones de los embarazos para obtener determinados órganos.

En EE.UU. tanto la venta de órganos fetales como la modificación de las técnicas de aborto para la obtención de esos órganos están prohibidas por ley.

Desde Planned Parenthood se han defendido diciendo que los videos han sido editados para dañar la imagen de la organización y han asegurado que no hacen negocio con los abortos que practican, cobrando tan sólo por los gastos de conservación y transporte de los tejidos fetales a los centros de investigación que los utilizan.

Fin a la financiación

La polémica ha dado nueva munición a los grupos antiabortistas, que han recibido el apoyo de la mayoría de precandidatos republicanos a la presidencia de EE.UU., que se han comprometido a retirar la financiación pública a Planned Parenthood, que asciende a unos US$500 millones.

Eso es precisamente lo que han hecho en los últimos días estados como Alabama y Luisiana, mientras algunos congresistas conservadores están amenazando con bloquear los próximos presupuestos del gobierno federal si no se le quitan los fondos a PP, después de que la semana pasada no lograran que se aprobara una ley que tenía ese objetivo.

Desde el bando demócrata, han defendido la labor que hace Planned Parenthood como proveedora de servicios de salud para muchas mujeres de bajos recursos y han insistido en que los abortos representan tan sólo un 3% de sus actividades, que incluyen la prescripción de anticonceptivos y la realización de pruebas de detección del cáncer o del VIH.

Además, señalan que las alrededor de 300.000 interrupciones del embarazos llevadas a cabo cada año por PP no se financian con dinero de las arcas federales, ya que ello está prohibido por ley, a excepción de los casos en los que peligre la vida de la madre.

Al mismo tiempo, recuerdan que las investigaciones que se han hecho en las últimas décadas con tejidos fetales han ayudado a lograr avances en la lucha contra enfermedades como la polio o el Parkinson.

Por el momento The Center for Medical Progress ha sacado a la luz 5 videos y ha anunciado que publicará nuevas grabaciones en los próximos días, asegurándose así de que la cuestión del aborto permanece en el centro del debate político de cara a las presidenciales de 2016.

Dudas

«Es cierto que algunas de las cosas que se dicen en esos videos son preocupantes», asegura en conversación con BBC Mundo Arthur Caplan, director de la división de ética de la facultad de medicina de la Universidad de Nueva York (NYU, por sus siglas en inglés).

«Despiertan algunas dudas sobre cómo se están obteniendo los tejidos fetales (…), aunque también hay que tener en cuenta que la gente que ha hecho esas grabaciones tiene un objetivo político, que es atacar a Planned Parenthood», señala el experto.

«No creo que se pueda sacar ninguna conclusión de esos videos porque lo que se habla en ellos son generalidades. Sí me parece es que el lenguaje que utilizan los representantes de Planned Partehood es poco respetuoso«.

Preguntado sobre cuán común es el uso de órganos fetales en el campo de la investigación médica en EE.UU., Caplan señala que en las últimas décadas estos se han ido sustituyendo por células madre.

«A principios de los 90 las investigaciones con tejido fetal era muy prometedoras, aunque muchos experimentos no consiguieron los resultados esperados».

«Entonces, a fines de los 90 la mayoría de investigadores interesados en la medicina regenerativa se decantaron por utilizar células madre en vez de tejido fetal, que en la actualidad se usa principalmente para estudiar patologías de los fetos».

El papel de los intermediarios

Caplan señala que los que se están aprovechando de estas donaciones de fetos –que únicamente se pueden hacer con el consentimiento de las mujeres– son los intermediarios, «que son tanto compañías como individuos que ponen a disposición de los investigadores los tejidos a cambio de grandes cantidades de dinero».

«No sabemos realmente si lo que están cobrando se corresponde solo con sus costos, y eso debería ser investigado por las autoridades».

Según el experto de la NYU, «los científicos que trabajan con tejidos fetales saben que se trata de un actividad controvertida y prefieren no hablar de ello en público, temiendo incluso por su seguridad personal», por las amenazas que reciben de grupos antiabortistas.

Caplan considera que las donaciones de tejidos fetales no están supervisadas como debería, «entre otras cosas porque los propios políticos no quieren tratar este controvertido asunto».

«El aborto es controvertido en EE.UU. por varias razones. Este país es más religioso que otras naciones desarrolladas y es un asunto que se solucionó en el plano judicial pero no en el político, y esa no es la mejor forma».

«Además, en años rientes se ha hecho más fácil poder ver imágenes de los fetos y entendemos más sobre su desarrollo, lo que los hace más reales e influencia la opinión de la gente», señala Caplan.

Según el experto, «esta polémica es un nuevo capítulo en la guerra del aborto»que se viene librando en EE.UU. desde hace décadas, sin que se vislumbre una tregua en el horizonte.


El gobernador de Arkansas cancela contratos estatales con Planned Parenthood (Arkansas governor cuts state contracts with Planned Parenthood)

planificacion familiar


Planned Parenthood: ¿héroes o villanos?

Eulimar Núñez Univisión, 07-08-2015

Cinco videos han vuelto a poner a Planned Parenthood en el centro de la polémica. Las imágenesmuestran a ejecutivos de la organización discutiendo, de manera extremadamente gráfica y casual, la supuesta venta de tejidos y órganos de fetos abortados. Fueron grabadas con una cámara oculta por miembros de la organización anti-aborto The Center for Medical Progress.
Los republicanos han reaccionado con ira e indignación a lo que aseguran es la prueba de que la organización obtiene ganancias por la venta de tejidos fetales. Pero Planned Parenthood, el principal proveedor de servicios de salud reproductiva en Estados Unidos, ha negado la acusación al explicar que los tejidos no son vendidos sino donados para la investigación médica. Además, dicen que los videos están muy editados y sacan la discusión de contexto.
Al ser cuestionado sobre si la meta es eliminar la financiación a Planned Parenthood, la investigación de tejidos fetales o ambas, David Daleiden del Center for Medical Progress, dijo que el objetivo es “revelar la verdad acerca del tráfico y la venta de partes de bebés abortados para lucrarse, lo que es ilegal e inmoral. Los contribuyentes no deberían estar pagando por estas atrocidades en contra de la humanidad”.
A principios de esta semana republicanos en el Senado intentaron sin éxito suspender los fondos federales que recibe Planned Parenthood para ofrecer pastillas anticonceptivas, exámenes de VIH, servicios de prevención y detección de cáncer y enfermedades de transmisión sexual, además de un gran número de procedimientos médicos para mujeres y hombres.
De cada cinco pacientes, una es latina
Según su último reporte anual, Planned Parenthood Federation of America ofreció servicios médicos a 2.7 millones de pacientes a través de sus 700 centros en todo el país.
«Retirar la financiación destruiría indiscutiblemente el acceso a servicios de salud de millones de personas, incluyendo a un gran número de latinas que confían en esas clínicas para recibir servicios de salud reproductiva y sexual, incluyendo cuidados preventivos críticos», asegura Jessica González-Rojas, directora ejecutiva del National Latina Institute for Reproductive Health.
«Una de cada cinco pacientes que acude a Planned Parenthood es de origen hispano», escribió González-Rojas en un reciente artículo. «Un gran número de latinas busca ayuda en esas clínicas tras ser rechazadas en otros centros de salud debido a sus bajos ingresos, su estatus migratorio o la carencia de seguro médico».
En el artículo «Sexo, leyes y videos: ¿cómo Planned Parenthood se convirtió en blanco de ataques republicanos?«, el diario The Washington Post hace un recuento de la historia del grupo y resalta que este reciente escándalo de los videos es más bien un ataque a la organización, «que para bien o para mal, ha hecho más por cambiar a este país que casi ninguna otra en la historia de Estados Unidos».
En la nota también se destaca que el grupo es el mayor proveedor de anticonceptivos del país y que desde su creación, hace casi 100 años, ha ayudado a mujeres a tomar decisiones sobre sexo y planificación familiar. “Su fundadora, la carismática y controversial Margaret Sanger, hizo de las pastillas anticonceptivas la obsesión de su vida. Con la ayuda de unos pocos doctores rebeldes y un sótano lleno de conejos, Sanger llevó a cabo una revolución sexual”.
Tejidos fetales y abortos
«Las metas de estos extremistas es muy clara y no tiene que ver con la donación de tejidos fetales: lo que quieren hacer en verdad es cortar el acceso de millones de mujeres a abortos legales y seguros», dice en entrevista con Univision Noticias Georgeanne Usova, consejera legislativa de la American Civil Liberties Union, ACLU.
La ironía es que eliminarle la financiación a Planned Parenthood no tendría efecto en los abortos que se practican en sus clínicas y que, según ellos, representan solo el 3% de los servicios que ofrecen. Leyes como el Hyde Amendment prohíben que los fondos federales sean utilizados para estas prácticas, con algunas excepciones como los casos de violación o incesto.
Usova destaca que la donación de tejidos fetales es completamente voluntaria y que si bien es ilegal obtener ganancias con ello, no es ilegal que los costos de la recolección de tejidos sean reembolsados. «»La donación de tejidos fetales ayuda a la ciencia a salvar vidas. Apoyamos a Planned Parenthood. Tenemos conciencia de que para muchas mujeres de pocos recursos es el principal proveedor de servicios de salud».
Esta no es la primera vez que se intentan eliminar los fondos que recibe la organización. Planned Parenthood ha estado en el centro muchas batallas legales: «Ha persuadido a los liberales a ampliar los derechos reproductivos de las mujeres y a la vez se ha convertido en un blanco fácil para los conservadores, que puede ser transformado en el enemigo público número 1 en momentos políticos decisivos», analizaba el artículo de The Washington Post.
Jessica González-Rojas, directora ejecutiva del National Latina Institute for Reproductive Health, hace un paralelismo de lo que ocurriría si los fondos federales para Planned Parenthood se llegaran a suspender: “Solo tenemos que fijarnos en lo que ha ocurrido en Texas. En 2012, la legislatura del estado suspendió la financiación al grupo con consecuencias devastadoras. Las hispanas, quienes suelen experimentar un gran número de embarazos no deseados y corren un alto riesgo de sufrir y morir de cáncer de cuello uterino –una enfermedad tratable y prevenible– deben lidiar con esa carencia.
Republicanos vs. demócratas
La discusión actual se ha politizado. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner ha pedido que se examine el contenido de los videos y aseguró que el presidente Barack Obama debería condenar esas prácticas y ponerles fin.
«Es difícil que alguien pueda defender estas imágenes que afectan la moral de nuestra sociedad», dijo Joni Ernst, republicano de Iowa y líder de la propuesta de ley presentada en el Senado que tenía como fin retirar los fondos federales a la organización. «Planned Parenthood está cosechando partes de bebés antes de que nazcan».
Otros miembros del partido, como el precandidato Jeb Bush, opinan que ya existe un sinnúmero de centros comunitarios, clínicas rurales y organizaciones de salud femeninas que necesitan financiación. “Planned Parenthood participa cruelmente en la práctica impensable de vender órganos fetales.  Debemos suspender los fondos que reciben y redirigirlos a otras organizaciones de salud», señaló en un comunicado.
Los demócratas, por su parte, han expresado su apoyo a la organización. Aunque la aspirante a la presidencia Hillary Clinton aseguró que los videos eran perturbadores, también ha criticado las propuestas de retirar los fondos a la organización. «Creo que es lamentable que los republicanos estén más tratando de socavar e incluso eliminar los servicios que tantas mujeres han necesitado y aprovechado. Es un esfuerzo por limitar las opciones de cuidado de la salud de las mujeres y no debemos dejar que tengan éxito una vez más».
La Casa Blanca, mientras tanto, ha expresado que los videos son obra de «extremistas» y ha prometido vetar cualquier ley que busque eliminar los fondos a Planned Parenthood.
grupos antiaborto USA 2015
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...