Por primera vez, un partido cristiano confesional presidirá la Asamblea Legislativa de Costa Rica

El abogado de 42 años, Gonzalo Ramírez es el principal sucesor del ex diputado Justo Orozco, quien lo elegió para encabezar la papeleta por el partido Renovación Costarricense

El abogado y pastor cristiano (no católico) Gonzalo Ramírez, del partido Renovación Costarricense liderará la Asamblea Legislativa en el periodo 2017-2018.

Esta es la primera ocasión, desde 1953, en que un legislador de un partido confesional evangélico asume el principal cargo político en el Primer Poder de la República.

Ramírez es considerado el sucesor del exdiputado Justo Orozco debido a que encabezó la papeleta de su partido en las pasadas elecciones nacionales.

Es, también, la segunda ocasión en que un miembro de un partido minoritario asume la presidencia del Congreso, luego del puesto que ocupara Víctor Emilio Granados (2012-2013), exdiputado del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE).

Sin un documento explícito de propuestas o acuerdos, el esposo de la vicealcaldesa de San José (quien apoyó al político Johnny Araya para regresar a la Municipalidad de San José) recibió en tercera ronda de votación apenas 26 de los 57 votos de los legisladores, este lunes a las 5:45, pm, casi nueve horas después de que comenzara la sesión de este 1 de mayo.

Otros siete votos emitidos para diputados que no estaban participando en la elección se le asignaron, por la vía reglamentaria a Ramírez, quien ganó la presidencia con 33 votos.

Por su parte, el legislador oficialista Ottón Solís perdió la posibilidad de llegar a la Presidencia del Congreso por apenas dos votos. Lo hizo tras una sesión de reiterados recesos, criticados extensamente por diputados de la bancada oficialista y del Frente Amplio.

Hoy, en conferencia de prensa Solís aseguró que había contado con los 29 votos para alcanzar la Presidencia del Congreso, pero que los extensos recesos solicitados por el Partido Liberación Nacional pudieron haber cambiado el panorama.

«Hubo un momento en que tuve 29 votos, pero Liberación supo lo que hizo, democráticamente, y lo logró″, dijo.

Por su parte, Ramírez dijo poco después de su elección que abocará a demostrar que la Asamblea Legislativa sí puede trabajar y aprobar proyectos de ley sustantivos en el último año de la actual administración. «Vamos a construir y vamos a hacer la diferencia con el último año antes de que vayamos a elecciones nacionales», manifestó.

Ramírez atribuyó la larga sesión de este 1 de mayo a «razones obvias» de la división dentro del Congreso. «Hay nueve fracciones legislativas y dentro de esas fracciones hay más adentro», añadió.

Rupturas partidarias en el Frente Amplio dieron triunfo a diputado evangélico

Frente a los 26 votos de Gonzalo Ramírez y los 24 votos obtenidos por Ottón Solís, otros siete diputados disidentes decidieron apoyar a otros legisladores.

Cuatro votos se dirigieron a la legisladora independiente Carmen Quesada, dos votos se otorgaron al frenteamplista Gerardo Vargas y un voto se destinó al legislador Mario Redondo. Por reglamento, los siete votos de diputados disidentes se destinaron automáticamente a Ramírez, lo que otorgó el triunfo al evangélico.

Debido a esta costumbre parlamentaria y -paradójicamente- el Frente Amplio otorgó de forma indirecta al menos tres votos al legislador cristiano, con los que mantienen fuertes diferencias ideológicas.

A la salida del Plenario, la lideresa del Frente Amplio, Patricia Mora, dijo no entender qué había ocurrido con los compañeros de su propio partido.“Me siento emocionalmente afectada”, dijo. “No sabría decir qué estaría pensando José Merino en este momento”, y se retiró.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...