Por la libertad de conciencia de Alsacia-Mosela. ¡No al Concordato!

La propuesta 46ª de François Hollande, presentada con el pretexto de "constitucionalizar la ley de 1905", esconde en realidad la intención de constitucionalizar el estatuto concordatario en Alsacia-Mosela, ¡el estatuto que la ley de la separación entre iglesias y estado había eliminado!  Se trata, por tanto, de una maniobra más en contra de la laicidad.
Francois Hollande, lo acaba de confirmar en una carta fechada el 13 de febrero dirigida a los "representantes" de los diversos cultos "reconocidos": "[las] reglas que rigen, de forma particular, las relaciones entre el Estado y las religiones concordatarias en Alsacia-Mosela, ( …) serán, por el contrario, reforzadas en su especificidad al ser reconocidas en la Constitución."

Este “estatuto para las religiones” no debe ser confundido con el régimen especial de Alsacia-Mosela (protección social, registro de la propiedad, derecho empresarial, etc.). Se trata de la supervivencia del Concordato, admitido en 1924, y de los "artículos orgánicos" de Napoleón de 1801 que algunos juristas consideran obsoleto. Reconociendo cuatro religiones, pagando a sus "clérigos" y, mediante la subvención de sus lugares de culto, Bonaparte pretendía someter las conciencias al poder político, interviniendo en el nombramiento del clero y controlando los sermones y oraciones.

Por el contrario, proclamando la libertad de conciencia, la libertad de culto, y el principio de separación (artículo 2: "la República [francesa] no reconoce, sufraga, ni subvenciona culto alguno"), la ley de 9 de diciembre 1905 puso fin al régimen concordatario y al "presupuesto religioso".

El candidato socialista querría pues afianzar (sin que nadie se lo pida) lo opuesto a la laicidad, la vuelta al régimen concordatario porque:

  • este régimen es discriminatorio, porque excluye el "reconocimiento" de cualquier otro culto diferente a los cuatro "reconocidos", sobre todo el culto musulmán (cualquier lista de cultos es, por definición ilimitado);

  • viola la libertad de conciencia, creando una desigualdad entre los creyentes "reconocidos" y no creyentes (o creyentes "no reconocidas"), reduciendo a éstos últimos a una ciudadanía de segunda clase en Alsacia-Mosela, pero obligándolos a financiar con sus impuestos, en todo el territorio francés, los cultos que no pueden realizar;

  • viola, además, el "libre ejercicio de la religión", ya que "las cuatro religiones reconocidas" no sólo tienen privilegios, sino que permanecen bajo el control estatal y el de la administración (en contra de la libertad de asociación reconocida por la Ley de 1905 );

  • es contrario al principio de la indivisibilidad de la República, y al propio principio de laicidad proclamado en la Constitución.

El pueblo de Alsacia-Mosela tiene derecho a la libertad de conciencia y a la libertad de culto sin injerencia financiera ni administrativa del Estado o de las comunidades: en resumen, tienen derecho al laicismo que se basa, histórica y jurídicamente, en el principio de separación definido en la Ley de 1905. La ufal.org apoya a los ciudadanos de Alsacia y Mosela, que exigen estos derechos.

La ufal.org denuncia el doble rasero de la propuesta 46ª del candidato socialista, también rechaza el replanteamiento de la laicidad hecho por el actual presidente y su gobierno. Llama a los ciudadanos comprometidos con la libertad de conciencia en toda la República para hacer llegar sus protestas al candidato socialista. Sin un cambio en su propuesta, cada votante deberá sacar todas las consecuencias.

La ufal.org recuerda que es favorable a la profundización del principio de separación de la Ley de 1905, tal como se refleja en el artículo 2.Hace un llamamiento para la extinción gradual de todos los otros regímenes "de culto" que quedan en el territorio de la República (también Alsacia-Mosela, las comunidades de ultramar, Guyana, Mayotte).

En consecuencia, la reaccionaria ley Falloux de 1850, aún vigente en Alsacia-Mosela (la educación religiosa obligatoria en las escuelas públicas, los profesores de religión pagados por el Estado), debe ser abolida.

————————————

Traducción Miguel Álvarez para Laicismo.org

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...