Polonia: Más de cien ciudades se declaran «zonas libres de ideología LGBTI» y a favor de la familia tradicional

Más de cien ciudades y regiones de Polonia han aprobado ya una serie de resoluciones por las que se han declarado «zonas libres de ideología LGBTI». Aunque la decisión tiene un carácter simbólico, el debate abierto ha levantado el enfrentamiento en el país e incluso ha llegado recientemente a instancias de la Unión Europea.

La mayoría de estas resoluciones, que comenzaron en 2019, han sido aprobadas principalmente en el ámbito rural y como iniciativa de autoridades locales que han apoyado declaraciones en defensa de la familia tradicional y en contra de lo que consideran una ideología perniciosa.

A pesar de que Polonia despenalizó la homosexualidad en 1932, mucho antes que la mayoría de otros países europeos, políticos como el propio presidente del país, Andrzej Duda, o figuras de la iglesia católica polaca se han mostrado en contra de lo que tildan de «agresiva ideología que promueve la homosexualidad«, indica a la BBC Tomasz Sakiewicz, editor de revistas que se dedican a repartir pegatinas con una bandera arcoiris atravesada por una cruz negra en señal de rechazo.

El propio Duda aseguraba que promover los derechos LGBT era «incluso más destructivo» que el comunismo, mientras que el arzobispo de Cravocio ha advertido sobre la «plaga» neomarxista «de las banderas arcoiris».

Swidnik, un municipio al este de Polonia de poco más de 40.000 habitantes, fue el primero en declararse como «zona libre de LGBT». Allí, informa BBC, todavía se producen enfrentamientos entre activistas de los derechos homosexuales y quienes tratan de acallarlos. «La guerra ya no se trata de tanques y misiles. Se destruye un país creando el caos. Y eso es lo que estos gays están tratando de hacer», asegura un hombre que protesta contra los homosexuales.

Bart Staszewski, portavoz y activista homosexual, sostiene al medio británico que estas actitudes han provocado que muchos polacos homosexuales, lesbianas, bisexuales y transgénero hayan tenido que emigrar para escapar de esta persecución.

El debate incluso llegó a mediados de este mes a las instituciones europeas. «Ser tú mismo no es tu ideología: es tu identidad, y nadie te lo puede arrebatar. Las zonas sin LGTBI son zonas sin humanidad y no tienen cabida en nuestra Unión», indicó tajante la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante su primer discurso sobre el Estado de la Unión.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...