Polonia: El partido nacional-católico Ley y Justicia, en el Gobierno, quiere prohibir por ley la educación sexual de menores en los colegios, con penas de hasta cinco años de cárcel

El partido nacional-católico Ley y Justicia quiere prohibir por ley la educación sexual de menores en los colegios y establecer penas de hasta cinco años de cárcel. Miles de personas protestaron ayer ante el Parlamento en Varsovia contra los planes de la derecha populista.

La mayoría nacionalista aprobó el proyecto de ley en primera lectura el martes en la que fue la última sesión del Sejm (Cámara de los Diputados) previa a su renovación por nuevos miembros tras la reciente convocatoria de elecciones.

El proyecto titulado “¡Alto a la pedofilia!” teóricamente pretende “proteger a los niños contra la promoción de las relaciones sexuales entre menores de edad”, pero de hecho prohibe y castiga con penas de hasta cinco años de cárcel lo que los nacionalistas católicos consideran “depravación” y “sexualización” de menores.

Los autores del proyecto no dejan lugar a dudas: “La nueva ley protegerá a niños y adolescentes contra la depravación y la desmoralización que cunden de manera alarmante a través de la llamada educación sexual”, dicen en el preámbulo.

La ley define la “depravación” como un dragón de cien cabezas: “La depravación incluye la educación sexual, la promoción de los anticonceptivos, profilaxis contra enfermedades de transmisión sexual, promoción de la igualdad, la tolerancia, la diversidad, la lucha contra la discriminación, exclusión y homofobia, la identidad sexual y la ideología de género”.

La iniciativa es una consecuencia práctica de la inusitada ofensiva propagandística que en la pasada campaña electoral habían emprendido el partido de Gobierno y la jerarquía católica contra lo que calificaron de “invasión de la peste ideológica LGBT parecida al nazismo y al comunismo”.

La campaña fue iniciada con la intención de crear un muro de contención a la vez que un escudo protector de la Iglesia católica poco después del estallido de una serie de escándalos pedófilos en las filas del clero polaco y sobre todo tras el estreno en la televisión independiente del documental Pero no se lo digas a nadie , dedicado al tema y que se ha convertido en un fenómeno social tras ser visto por más de 20 millones de polacos.

El miércoles, feministas, defensores de los derechos humanos y militantes de asociaciones contra la homofobia protestaron contra la ley ante el Sejm polaco. “La Iglesia no comprende lo que es educación sexual y pretende imponer la tesis de que estamos en una guerra de civilizaciones”, dijo la diputada de la oposición Joanna Scheuring-Wielgus.

Los manifestantes que se congregaron ante el Parlamento en Varsovia afirmaron: “Como ciudadanas, mujeres y madres, cuyos hijos padecen abusos de pedófilos –también de aquellos vestidos con sotana que siguen impunes– demandamos tirar el proyecto a la basura y comenzar a preparar una ley que realmente defienda a los menores de edad”, escribieron en su manifiesto.

El proyecto de ley ha sido descalificado asimismo por el Tribunal Supremo polaco, que recomienda rechazarlo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...