Polémica en Túnez por unas declaraciones del jefe islamista Rached Ghannouchi

La polémica infla en Tunicia, después de las declaraciones del jefe islamista Rached Ghannouchi el cual pide a los salafistas de tener "paciencia" y "sabiduría", el tiempo que los islamistas puedan sentar su poder frente a los laicos.

A menudo acusado de mantener un doble discurso, Rached Ghannouchi vuelve a encontrarse en el corazón de la polémica que hace furor actualmente en Tunicia, después de la colocación en la red, el 9 de octubre, de un vídeo del jefe del partido islamista tunecino Ennahda, filmado sin saberlo él. Sobre las imágenes, este último pide a visitantes salafistas de tener "paciencia" y "sabiduría" el tiempo que los islamistas puedan imponer su poder a los laicos. A lo largo de su declaración, Rached Ghannouchi opone el bando de los laicos al de los islamistas, insistiendo en la bipolarización de la sociedad tunecina.

" Ya no tenemos una boutique, tenemos un Estado "

“Los laicos, aunque minoritarios, controlan los medios de comunicación y la economía, dice en el vídeo colocado en la red a principios de semana y grabado, según los medios de comunicación tunecinos, en febrero pasado. La Administración, también aunque bajo el control de Ennahda, está entre sus manos”. Advirtiendo contra la resurgencia de la Agrupación Constitucional Democrática – el RCD, (Rassemblement Constitucionel Démocratique) partido del ex presidente Ben Ali, disuelto en marzo 2011-prosigue afirmando dos veces que el ejército y la policía " no están todavía seguros ". Y de añadir: " digo a nuestros jóvenes salafistas de tener paciencia (…) ¿Por qué precipitarse? Tomen su tiempo para consolidar lo logrado ", y obtenido por los islamistas desde la revolución. Hizo hincapié añadiendo " Hoy, ya no tenemos una mezquita, tenemos un ministerio de los Asuntos religiosos, ya no tenemos una boutique, tenemos un Estado ".

Para explicar su estrategia de los pequeños pasos ", Rached Ghannouchi cita en ejemplo el caso de los islamistas argelinos. " ¿Creen que no habrá vuelta atrás posible? Argumentó a continuación: “Es lo que habíamos creído vivir en Argelia en los años 90, pero nuestro juicio era erróneo: las mezquitas recayeron entre las manos de los laicos y los islamistas han sido perseguidos de nuevo ".

Indignación de la oposición y de los medios de comunicación

Masivamente repetido en Internet vía las redes sociales, el vídeo hizo el efecto de una bomba acerca de la clase política y los medios de comunicación tunecinos que se han levantado contra el contenido de este discurso y la duplicidad demostrada por el jefe islamista. Sus adversarios lo acusan de pronunciar un doble discurso con el fin de ocultar una agenda radical a la cual jamás renunció aplicar, dando al mismo tiempo al público una imagen moderada y democrática de su partido. El periódico "Le Quotidien" anota este jueves que " lo más grave en las declaraciones [de Rached Ghannouchi] es decir que los islamistas deben obligatoriamente apartar a los laicos (…) Y poner la mano sobre la administración tunecina y todos los engranajes del Estado con el fin de poder implantarse y evitar que se reproduzca el fracaso argelino”. Por su parte, el diario arabófono "El Magreb " evoca " una grabación vídeo de escándalo" y "la verdad sobre el proyecto salafista de Rached Ghannouchi”.

La oposición cualificó de "muy grave" el contenido del vídeo que ilustraba "el doble discurso de Ennahda”. El Sr. Ghannouchi " lanza el descrédito sobre las instituciones, este hombre les debe explicaciones ", reaccionó Issam Chebbi del Partido republicano (centro}) en radio Mosáico FM. Este jueves, varios diputados de la Asamblea nacional constituyente organizaron una reunión con el fin de discutir medios y acciones que se deben tomar ante este vídeo.

Ennahda, por su parte, grita al complot comparando la colocación del vídeo en las redes " a los métodos de espionaje y de montaje legados por el antiguo régimen ". En un comunicado publicado el 10 de octubre, el partido denuncia "secuencias recortadas y montadas" con el fin de deformar las declaraciones de su jefe, precisando en especial que Rached Ghannouchi hacía referencia a las minorías corrompidas relacionadas con el antiguo régimen cuando indicó que el ejército o la policía no son adscritos a la causa de los islamistas. Según el gabinete del jefe del partido islamista, las declaraciones de este último "se inscribían en el marco de tentativas del Jeque de convencer los salafistas de evitar la violencia y de participar pacíficamente a la vida política en Tunicia”.

    “Para nosotros, salafistas, la democracia es un concepto impío "

Para Salim al-Abyad, profesor de sociología política en la Universidad de Túnez el-Manar, interrogado por FRANCIA 24, "es lógico que Ennahda intente minimizar el impacto de este vídeo tratando de justificar su contenido por el amplio debate suscitado en Tunicia y chocó un gran número de tunecinos". Según él, la difusión de este vídeo interviene en un contexto electoral tenso. Las próximas elecciones generales deben, en principio, celebrarse en marzo 2013, después de la adopción de la nueva constitución, en curso de redacción por la Asamblea constituyente nacida de la votación de octubre de 2011, donde en la misma domina Ennahda. " Tunicia está en plena campaña electoral, la colocación en línea de este vídeo forma parte de la batalla electoral que se celebra en estos momentos y los partidos políticos intentan ajustar sus cuentas ".

Según Salem al-Abyad, el vídeo del encuentro entre el líder islamista y algunos jóvenes salafistas podría tener varias consecuencias. “Este discurso podría provocar una pérdida de confianza en las intenciones democráticas de Ennahda dando crédito a los que afirman que Ennahda practica un doble discurso, y podría perturbar a corto plazo el proceso de transición democrática". Y de concluir: "este partido, que está en el poder y que tiene la obligación de representar a todos los tunecinos, debería abstenerse de llevar operaciones de seducción acerca de los salafistas, y dejar por otra parte de negar la existencia de una sociedad heterogénea en Tunicia evocando sin cesar una bipolarización entre laicos e islamistas ".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...