Piden derogar decreto de la dictadura que obliga a impartir religión en colegios de Chile

A días de conocerse sanción de la Superintendencia a colegio de Providencia que obligó a alumno a permanecer en la sala pese a estar eximido, diputado Vlado Mirosevic junto a dirigente de la Cones solicitarán al Gobierno dejar sin efecto la normativa que obliga a los establecimientos públicos a impartir el ramo, desde pre básica a media.

El diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic, y el dirigente estudiantil y coordinador nacional de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), Fabio Salinas, acordaron realizar acciones para lograr que el Gobierno derogue el Decreto Ley 924 de la dictadura. La normativa obliga a las escuelas públicas del país a impartir dos horas de religión a la semana, desde la enseñanza pre básica hasta la media.

Recientemente, la Superintendencia de Educación multó con 54 UTM al establecimiento municipal Mercedes Marín del Solar, de la comuna de Providencia por obligar a un alumno de 7 años, que cursa segundo año básico y que estaba eximido de las clases de religión, a permanecer de todas formas en la sala mientras se impartía el ramo.

Como agravante, al niño no se le proporcionó ninguna alternativa académica y además se le encomendó como tarea elaborar un listado con los nombres de los compañeros de curso que se portaban mal mientras se desarrollaba la clase, actividad que generó el rechazo de los otros niños.

Esta situación motivó que la madre del niño, Úrsula Eggers, denunciara que su hijo fue víctima de discriminación y de acoso por parte de los profesores del establecimiento.

Ante esta situación, el diputado Mirosevic denunció que «este caso emblemático ocurrido con la familia Eggers da cuenta de que el derecho a la libertad de conciencia y de creencia religiosa no se cumple en Chile. Nuestro Estado deja en la máxima indefensión a todos los niños, niñas y jóvenes que no pertenecen a la religión católica», aseveró.

Por su parte, Fabio Salinas opinó que «lo sucedido con el colegio municipal Mercedes Marín del Solar, es inaudito, por cuanto resulta indignante que una apoderada deba recurrir a la Superintendencia de Educación para que se respete la libertad de conciencia de su hijo, lo cual ya está asegurado por las leyes de la República y todas las Convenciones internacionales, incluyendo la Declaración de Derechos del Niño», manifestó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...