Piden al Parlamento que haga frente a la Iglesia y recupere los bienes inmatriculados en Euskadi

Emplaza a la Cámara vasca a defender el patrimonio público vasco y que reclamen un listado actualizado de estos dominios ahora en manos de la institución católica.

«No nos metemos con la Iglesia. Si el patrimonio del que hablamos se lo hubiera apropiado la Tabacalera, también lo reclamaríamos».

La plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro ha solicitado al Parlamento vasco su respaldo en la cruzada iniciada contra las inmatriculaciones de la Iglesia. Junto a Europa Laica, Cristianos de Base y la plataforma en defensa de la Mezquita de Córdoba han iniciado diversas actuaciones con el objetivo de que los bienes usurpados por la Iglesia bajo el amparo del artículo el 206 de la ley hipotecaria de 1946 se devuelvan al pueblo.

Los miembros de este colectivo han expuesto ante la Cámara vasca las vías que estudian y a las que han recurrido para hacer realidad esa pretensión. Han relatado la carrera de obstáculos que han de superar y han advertido a los grupos vascos que el tiempo juega a favor de la Iglesia y en contra de los reclamantes del patrimonio público.

La reforma de la Ley Hipotecaria que el Gobierno de Rajoy pretende aprobar en breve, hará desaparecer el polémico artículo, el 206 de la ley hipotecaria de 1946. En la modificación que ultima el Ejecutivo de Madrid no declaran inconstitucional la norma. Solo derogan el artículo y le dan una prórroga a la Iglesia, ya que la ley entrará en vigor un año después de su publicación de la ley en el Boletín Oficial del Estado. Tampoco se establece un carácter retroactivo. Así que en la práctica, lo adquirido hasta el momento por la Iglesia seguirá en sus manos. Se consolida la «amnistía registral», es decir, que todo lo registrado por los obispos sin aportar documentos de propiedad y, en muchos casos, ante el desconocimiento de la gente, permanecerá así para siempre.

«Que se devuelvan a sus legítimos dueños»

Por ello la plataforma insisten en que deben acelerarse los mecanismos jurídicos disponibles para evitar ese desenlace que otorgaría para siempre los bienes a la Iglesia y acabaría con las escasas posibilidades de recuperar «los dominios expoliados». «En la última respuesta ofrecida por en el Congreso el pasado mes de enero, el Gobierno advirtió de su imposibilidad en defender esos bienes que ni siquiera están inventariados en el registro del patrimonio de España. Queda aclarado por su respuesta que las ermitas vascas inmatriculadas por la Iglesia de Bizkaia y otros espacios expoliados tendrán que ser reclamados desde aquí porque desde Madrid ya han avisado que no lo van a hacer», ha destacado Carmen Urruza, portavoz de la plataforma navarra. «No nos cabe la menor duda que el Parlamento vasco quiere defender el patrimonio vasco. Nos gustaría que no quedará nada en el tintero, que no se excusen después en temas jurídicos para abordar este asunto. Por ello nos ponemos a disposición del Parlamento vasco para asesorarles en cuanto podamos».

Para apoyar su línea de trabajo han solicitado al Parlamento vasco la formulación de un recurso de inconstitucionalidad sobre el artículo de la Ley Hipotecaria que ha permitido a la Iglesia inscribir como propios esos bienes ajenos, que sólo en el caso de Navarra resultaron ser 1.087 entre pisos, frontones, lonjas o parcelas. «La ciudadanía se encuentra en una situación de indefensión porque no pueden reclamar al Constitucional. Sí tiene legitimación para actuar los poderes públicos y por ello nosotros acudimos a las entidades. La solución tiene que ser política», explican. Estos colectivos  ya han recurrido a los diputados del Congreso para que de manera individual apoyen su propuesta.

Se desconcoce el número total de bienes inmatriculados por la Iglesia en Euskadi al no estar inventariado. Por ello piden desde la plataforma que la Cámara vasca haga el mismo ejercicio que el Parlamento navarro y solicite un listado actualizado de estos dominios ahora en manos de la institución católica. «Pedimos al Parlamento vasco que rompa con este privilegio y defienda el patrimonio público que nuestros antepasados levantaron, sostuvieron y cuidaron y que vuelvan las cosas a sus legítimos dueños. No nos metemos con la Iglesia. Si el patrimonio del que hablamos se lo hubiera apropiado la Tabacalera, también lo reclamaríamos», han aclarado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...