Piden al Papa que entregue a la Justicia a los obispos que facilitan los abusos

Católicos de todo el mundo reclaman reformas contra la exclusión sexista y la aceptación de gays y lesbianas

Curas, religiosos y laicos de todo el mundo están firmando la carta al Papa Francisco sobre la reforma de la Iglesia promovida por Catholic Church Reform grupo compuesto por personas de Australia, Canadá, África, Europa y Estados Unidos. Piden al pontífice que introduzca una serie de cambios que van desde la reinclusión de teólogos y teólogas sancionados, al rechazo a la exclusión sexista o a que obispos que facilitan o ignoran los abusos sexuales sean puestos a disposición de la Justicia por las autoridades de la iglesia y civiles. El foro de curas de Bizkaia ya se ha adherido a esta solicitud junto con cientos de ciudadanos vizcaínos.

Incluir mujeres, gays y lesbianas en la Iglesia
Entre otros aspectos, el escrito subraya: “Rechazamos la exclusión sexista de las mujeres de la participación completa a todos los niveles de la Iglesia. Del mismo modo, es inaceptable negar a nuestras hermanas lesbianas y hermanos gays el acceso a la participación completa en todos los aspectos de la vida de la Iglesia y su ministerio. Y es injusto ordenar a ministros casados varones de otras denominaciones cuando se rechaza aceptar a sacerdotes católicos que han dejado el ministerio activo para casarse.”

Grupo internacional
Paul Collins (Australia); Mary Ellen Chown (Canada), Geoff Harris (South Africa, Jose MariaVigil (Latin America), Didier Vanhoutte (France), Christian Weisner (Germany), Chris Schenk (U.S.), Rene Reid (U.S.), y Janet Hauter (U.S.) son el grupo que mediante teleconferencias y vía electrónica han recogida las sugerencias de católicos de todo el mundo y han redactado la carta que se entregará al santo padre para la agenda de reformas en la Iglesia Católica.

“Voz efectiva de los fieles”
La carta se dirige al Papa y se ruega sea incluida en el orden del día de la reunión de la Comisión Asesora que se celebra del 1 al 3 de octubre de 2013. Lleva como título: “Reconocimiento de los derechos y responsabilidades de los fieles bautizados a tener voz efectiva en los procesos de toma de decisiones de nuestra Iglesia.”

Los asesores del Papa
La comisión asesora está presidida por el Papa y compuesta por el Cardenal Giuseppe Bertello, Presidente de la Administración del Estado Ciudad del Vaticano, Cardenal Francisco Javier Errazuriz Ossa, Arzobispo Retirado de Santiago, Chile; Cardenal Oswald Gracias, Arzobispo de Mumbai, India; Cardenal Reinhard Marx, Arzobispo de Munich y Freising, Alemania; Cardenal Laurent Monsengwo Pasinya, Arzobispo de Kinshasa, Zaire; Cardenal Sean Patrick O’Malley, Arzobispo de Boston, EEUU; Cardenal George Pell, Arzobispo de Sydney, Australia y Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa, Honduras.

“Catastrófica pérdida de confianza”
“Nuestra gran preocupación por la Iglesia Católica a la vista de sus muchas crisis nos ha llevado a colaborar en la redacción de esta carta, representando a millones de católicos de todo el mundo” -comienza el documento.- “Como vosotros, hemos experimentado la pérdida catastrófica de confianza en nuestra iglesia, debida a conocimiento global de los abusos sexuales de sacerdotes católicos y su ocultación por la jerarquía. Los abusos de poder en el banco del Vaticano, como también la dañina marginalización y desconsideración experimentada por los laicos son la causa de que muchos de nuestras hermanas y hermanos hayan abandonado el catolicismo.”

Efectos destructivos del clericalismo
Dicen los firmantes que la Iglesia no parece ser capaz de leer los signos de los tiempos y añaden: “Entendemos que los efectos destructivos del clericalismo es lo que subyace en el fondo de todos estos problemas. Apoyamos tu deseo, Papa Francisco, de eliminar el clericalismo de nuestra Iglesia para que seamos una comunidad de iguales, llamados por el bautismo a vivir y proclamar el Evangelio de Jesús. Todos los católicos tienen el derecho, innato por el bautismo, a tener voz efectiva y deliberativa en los procesos de toma de decisiones de nuestra Iglesia”.

Justicia social y libertad de expresión
La carta llama a la justicia social“Queremos trabajar, como hermanas y hermanos, para construir comunidades libres de opresiones, violencia, hambre, pobreza, y la degradación de la creación de Dios. Pero nuestro compromiso con la justicia está en entredicho y con frecuencia se ve como hipócrita porque la injusticia existe dentro de la misma Iglesia”. Y también, pide libertad de expresión. “… recomendamos que se vuelvan a reinstaurar a los teólogos/as, sacerdotes, y religiosos/as que, desde el Vaticano II, han sido censurados y/o sancionados por seguir sus conciencias. (…) No puede existir un diálogo abierto donde hay miedo a acciones punitivas.”

Sacerdotes: ¿Célibes? ¿Solo varones?
Plantean el tema de la igualdad: “Como toda la gobernanza de la Iglesia descansa exclusivamente en sacerdotes ordenados varones y célibes, esto excluye a la gran mayoría de católicos bautizados. Recomendamos que se realice un estudio canónico de la viabilidad de unir la gobernanza al bautismo en vez de a la ordenación”. Ven además indispensable los firmantes de esta solicitud al Papa la participación de los fieles en la elección de los obispos o la inclusión de mujeres y varones laicos cualificados en puestos de liderazgo de la Curia.

El escándalo de los abusos sexuales
“El escándalo de los abusos sexuales de los sacerdotes sólo se puede superar cuando los obispos que facilitan o ignoran los abusos sean puestos a disposición de la justicia por las autoridades de la iglesia y civiles siguiendo protocolos vinculantes establecidos y ejecutados. La Iglesia Católica debe urgentemente examinar las complejas causas sistémicas que han dado lugar a este escándalo de proporciones globales y hacer todo lo que esté en su poder para prevenirlo en el futuro”, concluyen los autores de este documento quienes se ofrecen a enviar una delegación al Vaticano para explicar la propuesta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...