¿Perviven las sectas en el seno de la Iglesia católica?

Con motivo del reciente viaje de Benedicto XVI a Brasil, donde alertó del ascenso de los evangélicos, el sociólogo Alberto Moncada alerta en la revista El Siglo de la pervivencia de las sectas en el seno de la propia Iglesia católica. Moncada explica como El Vaticano promovió en los ochenta el poder de sectas católicas politizadas, como el Opus Dei o los Legionarios de Cristo, en parte para contrarrestar el ascenso en América tanto de los protestantes como de la teología de la liberación.

El sociólogo Alberto Moncada es ex numerario del Opus Dei, por lo que conoce bien la realidad que denuncia en el último número de la revista El Siglo. Advierte de que aunque la Iglesia católica tacha de sectas movimientos como el evangélico para descalificarlo, también ellos tienen en su seno organizaciones “claramente sectarias”, como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo.

“Una extraña secta civil”
Así, el sociólogo expone detenidamente la realidad de la organización fundada por José María Escrivá de Balaguer, explicando que su ideario “proclama que sus miembros son ciudadanos corrientes, pero las reglas para la observancia de los numerarios se han ido haciendo cada vez más estrictas y detallistas y más que una organización religiosa el Opus es hoy una extraña secta civil que controla a sus miembros solteros hasta límites inverosímiles”.

“Robots infantilizados”
Al igual que en una secta, Moncada explica que los numerarios viven en comunidad, entregan el dinero que ganan, dan cuenta de sus gastos y necesitan permiso para actividades como leer el periódico, evitando las actividades deportivas, los espectáculos públicos o el trato familiar, dedicándose a santificar el trabajo y mantener la estructura de la organización. “Viven en una especie de burbuja existencial donde dejan de pensar por su cuenta y se convierten en robots infantilizados”, advierte, para señalar que “renunciando a su origen la organización se está clericalizando” en parte porque los abandonos superan a los ingresos.

La santa "mafia"
El sociólogo denuncia además que el Opus “se convierte en mafia cuando sus miembros se alían para conseguir fines que mantienen ocultos, incluyendo la conspiración política, la manipulación de actividades mercantiles, la violación de leyes fiscales (…) Tanto el Opus como los Legionarios se dirigen preferentemente a reclutar gentes adineradas y poderosas”.

“Pederastia espiritual”
Moncada señala que entre los riesgos que amenazan a estas sectas católicas se encuentran en la posibilidad de que Parlamentos como el belga o el francés están empezando a considerar las frecuentes denuncias de familias “que se quejan de la persecución de menores que practican las organizaciones sectarias, un modo de pederastia espiritual, similar a los muchos casos de violaciones y abusos contra menores por parte del clero católico”. El sociólogo ofrece más páginas web para conseguir información sobre sectas católicas, como www.opuslibros.org.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...