Pertierra cree que relación de confesiones y Estado no debe basarse en pactos

El ex ministro socialista Gustavo Suárez Pertierra ha llamado hoy la atención sobre las desigualdades que genera la actual Ley Orgánica de Libertad Religiosa entre las distintas confesiones y ha señalado que el núcleo central de la cooperación de éstas con el Estado "ya no puede ser el pacto".

Suárez Pertierra, director del Real Instituto Elcano, ha hecho estas consideraciones en la conferencia "Laicidad y cooperación en la Constitución Española", organizada en Toledo por la asociación local Alternativa Laica.

A su juicio, los pactos deben de dejar de ser los núcleos de la cooperación entre el Estado y las confesiones porque "salvo amparo de ciertas peculiaridades, añaden muy poco respecto al derecho fundamental de libertad religiosa".

El ex ministro ha explicado que la ley vigente de libertad religiosa -pendiente de reforma- genera cinco grupos de confesiones religiosas en cuanto a su relación con el Estado.

Primero, la Iglesia católica; segundo, las confesiones con notorio arraigo que han firmado pactos con el Estado (musulmana, evangélica y judía); tercero, las confesiones con notorio arraigo sin pacto (Testigos de Jehová, budistas y mormones); cuarto, las sin arraigo pero inscritas en el registro del Ministerio de Justicia, y, por último, las ni siquiera inscritas.

Y estos cinco grupos constituyen "un bosque que complica el sistema de cooperación" basado en el artículo 16 de la Constitución Española.

La Iglesia católica -ha dicho Suárez Pertierra- cuenta con los mayores privilegios en su relación con el Estado porque se basa en los pactos con la Santa Sede aprobados en 1979.

Sin embargo, el resto de los grupos religiosos dependen de un criterio sociológico, el notorio arraigo, que depende del número de fieles, el tiempo de presencia en España, el grado de difusión, y la representación social.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...