Persecución penal a personas LGTB: crimen de lesa humanidad

El Parlamento de Canarias se convierte en la primera cámara legislativa del mundo en reconocer la persecución penal de personas por su orientación sexual o identidad de género como crimen contra la humanidad.

En pleno siglo XXI, 76 países penalizan la homosexualidad y la transexualidad con penas de cárcel e incluso con la pena máxima: la muerte

Canarias ha dado un paso importante e histórico en la defensa de los derechos humanos del colectivo LGTB. El Parlamento autonómico ha respaldado por unanimidad de todos sus grupos una iniciativa legislativa que reconoce la persecución penal de las personas por su orientación sexual o identidad de género como crimen de lesa humanidad. Se trata de la primera Cámara legislativa de España y del mundo entero que reclama a la comunidad internacional medidas de protección a este colectivo y que marcará sin duda un precedente histórico.

La Proposición no de Ley, a la que ha tenido accesoNuevatribuna, insta al Gobierno de España, como miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, a impulsar una resolución “para que cese la inhumana persecución penal de todos estos seres humanos en razón de su mera orientación sexual o identidad de género, así como para promover su más completa protección ante otros actos de persecución igualmente inhumanos por parte de otros actores no estatales”, reza el texto.

La iniciativa, bajo la dirección letrada del experto en derecho penal internacional y derechos humanos Miguel Ángel Rodríguez Arias (*) ha sido respaldada por todos los grupos del Parlamento autonómico (PP, PSOE, Podemos, Coalición Canaria, Nueva Canarias y Grupo Mixto) y por colectivos como People Love People. Otras organizaciones LGTB valoran su adhesión como Kik-Kif (iguales), cuyo portavoz Samir Bargachi considera que existen suficientes elementos para considerar estos crímenes como crímenes contra la humanidad. “Hay muchos países que a un sector poblacional concreto o por su condición innata nos criminalizan, nos encarcelan, nos cuelgan en grúas”, señala.

PAÍSES DE MAYORÍA MUSULMANA

Samir, un joven de origen marroquí, dirige esta ONG, nacida en España en 2008 y con presencia también en otros países europeos, con el objetivo de apoyar, orientar y dar cobijo a refugiados y migrantes que huyen de sus países por miedo a ser castigados por su condición sexual o identidad de género. La mayoría provienen de naciones de mayoría musulmana. En pleno siglo XXI, 76 países penalizan la homosexualidad y la transexualidad con penas de cárcel e incluso con la pena máxima: la muerte. La pena de muerte se incluye en los códigos penales de 6 de esos países: Sudán, el norte de Somalia, el norte de Nigeria, Yemen, Arabia Saudí e Irán; también en Mauritania, aunque en la práctica no se aplica, explica Samir en declaraciones a Nuevatribuna. En países como Marruecos, el delito está tipificado en el artículo 489 del Código Penal con penas que oscilan entre los 3-6 meses y hasta 2-3 años de prisión, o multas económicas. En otros lugares está tipificado en diferentes preceptos que aunque no hablan concretamente de homosexualidad, sí se aplican como “actos licenciosos o contra natura” o de moralidad pública, como es el caso de Egipto.

LA BRUTALIDAD DEL ISIS

En el autodenominado Estado Islámico (ISIS), la situación se ha recrudecido para estas personas. La brutalidad con la que actúan los seguidores de Daesh es atendida en la ONU donde en uno de sus últimos informes cifra en 15 asesinatos durante 2015 de personas LGTB, un número que a ojos deKif-Kif se queda corto: “Hay vídeos de cómo tiran a personas desde edificios, como queman a personas, nunca hemos visto nada tan salvaje”, relata Samir. Con la crisis de refugiados, la actividad de estas ONG se ha incrementado y profundizado en la política de asilo: en 2015, España concedió derecho de asilo a 77 personasy otras tantas esperan los centros de acogida una respuesta del Gobierno para escapar de horror. “Con la crisis de refugiados, en los últimos 2-3 años se ha dado protección a muchas personas de origen musulmán que en tiempos pasados solo se daban en casos muy contados”, afirma Samir.

homo1

La situación de miles de personas en el mundo perseguidas por su condición sexual o identidad de género otorga a la iniciativa legislativa impulsada en el Parlamento de Canarias una importancia aún mayor. Se trata de una llamada de atención a los organismos internacionales para que tomen cartas en el asunto y promuevan políticas que erradiquen estas prácticas. Pero también promueve la investigación de esos delitos, en el marco de los derechos humanos, como crimen de lesa humanidad. La PNL insta al Ejecutivo central “para que haciendo uso efectivo de las facultades que le confiere el artículo 14 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional promueva ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, una investigación oficial e independiente respecto el crimen de persecución de lesa humanidad del que vienen siendo objeto miles de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales en distintos lugares del mundo”. Porque “amar no puede ser un delito y cuando una persona es perseguida, encarcelada y ejecutada por su mera orientación sexual o identidad de género se hiere la conciencia de la entera humanidad, y se atenta contra la dignidad consustancial de todo ser humano”, resalta el texto.

PRINCIPIOS DE YOGYAKARTA

“La homofobia, lesfobia, transfobia y la bifobia continúan siendo formas de discriminación todavía presentes en el día a día de nuestras sociedades, y de la existencia de miles de seres humanos que todavía hoy continúan siendo perseguidos, encarcelados y condenados a trabajos forzados, castigos físicos e incluso a la pena de muerte en razón de su mera orientación sexual o identidad de género”, señala la exposición de motivos de la PNL.

Esta iniciativa legislativa basa sus fundamentos en el artículo 7.1h del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional por el que se entenderá por crimen de lesa humanidad el ataque generalizado o sistemático contra una población civil en los actos de “persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional”.

La iniciativa se basa en la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos, pero también los Principios de Yogyakarta: Principios sobre la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género.

17 DE MAYO, DÍA INTERNACIONAL

La PNL también incluye declarar el 17 de mayo como Día contra la Homofobia, la Lesbofobia, la Transfobia y la Bifobia, que en el ámbito internacional se viene celebrando desde fechas recientes coincidiendo con la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 17 de Mayo de 1990.

El debate y posterior aprobación de esta iniciativa se celebrará previsiblemente a finales de junio coincidiendo con la celebración del Día del Orgullo Gay (28 de junio 2016).

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...