Permiten extraer 40 muestras del Gran Cañón a un creacionista que demandó al parque nacional

Sus abogados argumentaron que el parque violó una orden ejecutiva reciente de Donald Trump que amplía la libertad religiosa

Los seguidores del “creacionismo de la Tierra joven” creen que nuestro planeta no tiene más de 6000 años, a pesar de la enorme cantidad de pruebas que indican los contrario. Una de esas pruebas es el Gran Cañón del Colorado, cuyas capas exhiben cerca de 2000 millones de años del registro geológico.

¿Cómo se defiende un creacionista contra un argumento del tamaño del Gran Cañón? Por ejemplo, asegurando que su erosión se debe en realidad al Diluvio Universal que menciona la Biblia. O al menos eso es lo que cree el grupo Answers in Genesis al que pertenece el doctor en geología Andrew Snelling.

Snelling trabaja desde hace años en una explicación sobre el Gran Cañón que sea consistente con la Biblia. En 2013 pidió permiso al Servicio Nacional de Parques para recolectar algunas muestra de roca en el cañón de Arizona, pero le contestaron que su proyecto no tenía ningún valor que justificara la extracción.

El geólogo creacionista quería recoger un tipo roca conocido como estructura de deformación para demostrar que todos los repliegues del cañón se formaban a partir de sedimentos blandos, que no requieren largos periodos de tiempo para crear esas estructuras. Sin embargo, uno de los académicos que asesora al parque señaló que ese tipo de muestras se podían encontrar en cualquier lugar del mundo, por lo que Snelling podía recogerlas fuera del Gran Cañón.

El creacionista no obtuvo su permiso y en mayo de este año demandó al Servicio Nacional de Parques. Argumentaba que sus derechos habían sido violados cuando la agencia federal rechazó su solicitud por sus opiniones religiosas.

Finalmente el parque nacional cedió a las presiones y Snelling retiró su demanda en junio. El geólogo creacionista podrá recolectar unas 40 muestras del tamaño de un puño, siempre que publique libremente los resultados de su estudio.

El viernes, News Corp informó que el proyecto de investigación de Snelling en el Gran Cañón había sido aprobado después de que accedió a desestimar una demanda contra los administradores del parque nacional.

Snelling había demandado al Departamento del Interior de Estados Unidos en mayo alegando discriminación religiosa después de que su propuesta de remover de 50 a 60 muestras de roca del “tamaño de un puño” había sido inicialmente rechazada por falta de mérito científico, y con un fin creacionista.

Sus abogados argumentaron que el parque violó una orden ejecutiva reciente de Donald Trump que amplía la libertad religiosa, mientras Snelling le dijo al australiano creacionista que los administradores “me rechazaron porque no les gustaba la pregunta que yo estaba haciendo”.

Sin embargo, el doctor Gilles Brocard, investigador postdoctoral en geología en la Universidad de Sydney, dijo que la evidencia científica era incompatible con la hipótesis de Snelling.

“Sabemos cuál es el impacto de inundaciones extremadamente grandes en la Tierra”, dijo. “Sabemos que suceden a veces, tenemos glaciares que tienen grandes presas de hielo que tienen una firma muy distinta en el paisaje. Produce características extremadamente especiales que usted puede identificar.

“Estas son sólo rocas normales, son mundanas. No muestran huellas de catástrofe “.

Brocard dijo que la datación nuclear había encontrado rocas en el Gran Cañón que tenían 2 mil millones de años y que la edad de la Tierra estaba entre 4,45 y 4,47 millones de años.

“Todos los métodos son concurrentes, no hay contradicciones. Las únicas contradicciones han sido en la edad del cañón mismo. Hace veinte años, la gente tenía la opinión de que se formó hace unos 20 millones de años, pero más recientemente piensan que puede haber formado en los últimos 5 millones.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...