‘Pepe & Rubianes’ : A modo de entierro laico y feliz

Podía haber caído en la hagiografía y rodar Pepe & Rubianes tan sólo para recordar lo grande que era Pepe. Podía este documental haberse convertido, de igual manera, en una colección de grandes éxitos: los mejores momentos de Pepe Rubianes, que también lo es. Podía, en fin, ser una mera celebración del personaje y de la memoria popular que inevitablemente se va difuminando con el tiempo, poque Rubianes murió el 12 de enero del 2010, hace casi dos años, y ya no sale cada dos por tres en la tele… 

Y sin embargo Manuel Huerga, y su guionista, Lluís Arcarazo, han apostado por otra cosa: por hablar de la muerte del amigo desde la vida. Pepe & Rubianes es un homenaje, está claro. Pero un homenaje que se acerca al personaje intentando no falsearlo. Buscando a la persona que hay detrás. Destacando las luces sin ocultar las sombras. Asistimos, de hecho, a un entierro. Un entierro laico, donde se sustituye el rito por la palabra amable – aunque también crítica-de los amigos. Ellos saben de lo que hablan. Los amigos, lo más parecido a la verdad, como explicó Woody Allen en su recordada Broadway Dany rose.Colegas, compañeros, ex amantes sin dejar de ser amigas próximas: todos sentados alrededor de una mesa, en la hora de la celebración y de la confidencia. Ahí está Joan Lluís Bozzo, con quien Rubianes empezó su carrera; el actor Pep Molina, Joan Gràcia, del Tricicle,y Serrat. Y también Lucía Aguilera, su primera mujer, y María Rosales, quizá la última. Todos conocían, y comparten con el espectador, tanto las alegrías como los rincones oscuros y menos accesibles de Rubianes. Como Carles Flavià, maestro y alumno a la vez; Toni Coll, mánager, y el pare Manel, la buena acción anual de Rubianes… 

¿Les interesa Pepe Rubianes? Vayan a ver el documental. Pero si son un poco como uno mismo, que nunca se sintió especialmente atraído por la figura del cómico, puede que también les interese y mucho. Porque en Pepe&Rubianes se habla de una persona genial, pero de una persona al fin y al cabo. Y cualquier ser humano con el brillo de Rubianes, visto así, de cerca, de forma descarnada, resulta un descubrimiento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...