Patrones y santos en la Universidad

La Facultad de Derecho de la UGR celebra la festividad de su Patrón, San Raimundo de Peñafort, con un entrañable acto académico en el incomparable marco de su paraninfo y con la presencia del subdelegado del Gobierno y el Magnífico Rector de la UGR. A uno no deja de sorprenderle, o al menos llamarle la atención, que una Facultad pública de una Universidad pública de un Estado supuestamente laico o aconfesional tenga un santo patrón. Es realmente destacable que en asuntos de laicismo la Universidad pública vaya muy por detrás de algunos autobuses.

La ponencia magistral del acto corresponde a la profesora Carmona Salgado, que nos brinda una excelente conferencia sobre libertad de expresión y derecho al honor, aunque no deja de ser curioso el hecho de que en una ponencia sobre libertad de expresión no se permita al público asistente intervenir, preguntar u opinar sobre lo expuesto. Ya se sabe, son las derivadas del rancio y retrógrado protocolo académico.
Para concluir el evento intervienen el decano de la facultad y el rector de la UGR, que nos glosan las excelencias de la Universidad española y granadina, llegando a decir el rector que la Universidad española se encuentra en el mismo nivel que las mejores universidades de Europa. Sinceramente desconozco cuáles son las fuentes del señor rector para afirmar semejante cosa y no me queda más remedio que plantearme la posibilidad que tal vez haya sido el mismísimo San Raimundo de Peñafort desde donde quiera que esté, o quizá que la reciente condición de Rey Mago del rector le haya provocado un distanciamiento de la realidad bastante preocupante, ya que su afirmación sólo puede provenir de una fuente sobrenatural o de un mundo fantasioso. De hecho, es bastante conocido que todos los informes y estudios provenientes del mundo terrenal señalan todo lo contrario de lo afirmado por el rector. El último de dichos informes es el del Lisbon Council, un centro de estudios sobre asuntos europeos, que sitúa a la Universidad española como la peor de Europa, Estados Unidos y Australia.
Eso sí, por fortuna el rector de la UGR y el decano de la facultad de Derecho tienen reconocida la libertad de expresión para decir cuantas afirmaciones fantasiosas deseen, la misma libertad de expresión que ellos niegan a los asistentes a los actos académicos que organizan. Son las ventajas de ser patrón, que no santo, en la Universidad española.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...