Patrona del Pisuerga

En la recién adquirida embarcación viajaron cuatro remeros, el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva; la concejala de Participación Ciudadana, Domi Fernández; la concejala de Urbanismo, Cristina Vidal; el segundo teniente de alcalde, Manuel Sánchez,…
 
No importa que Valladolid no esté bañada por agua salada. El río Pisuerga hace de improvisado mar para los vallisoletanos. Un caudal de agua en medio de tierras castellanas que posibilita la celebración, por undécimo año consecutivo, de la procesión fluvial de la Virgen del Carmen por el río Pisuerga.
Miles de devotos se agolparon ayer en los puentes de la ciudad para ver pasar la figura de la patrona de los marineros, venerada desde la Edad Media, no sólo en España, sino también en Sudamérica.
El festejo comenzó a las 11.00 horas, con la misa de campaña celebrada en Las Moreras, junto a la caseta de los jardineros y a resguardo del sol gracias a la sombra que proporcionaban los árboles. De esta manera, las aproximadamente 400 personas presentes en la misa burlaron por unos minutos el sofocante calor que sufrió ayer la capital vallisoletana.
Tras concluir la eucaristía, la imagen de la Virgen, adornada por seis centros de flores blancas, fue llevada en andas por cuatro miembros de la Asociación Amigos del Pisuerga hasta el embarcadero, donde fue retirada del pedestal para amarrarla a la chalana, principal novedad de este año, ya que la patera que trasladaba la sagrada imagen se ha visto obligada a jubilarse tras las numerosas crecidas registradas el pasado invierno en el Pisuerga, haciéndola inservible. Esta nueva embarcación le ha supuesto a esta asociación, organizadora del evento, un desembolso total de 1.950 euros, repartidos de la siguiente manera: 1.500 euros, el precio de la barca, y 450 más, el transporte a Valladolid desde Málaga, ciudad donde fue construida la nueva chalana.
En la recién adquirida embarcación viajaron cuatro remeros, el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva; la concejala de Participación Ciudadana, Domi Fernández; la concejala de Urbanismo, Cristina Vidal; el segundo teniente de alcalde, Manuel Sánchez, y el presidente de la Asociación de Amigos del Pisuerga, Luis Ángel Largo, entre otros. Completó el cortejo un catamarán de nombre 'Bribonzuelo', en honor del barco del Rey, una zódiac, amenizada en todo momento por cuatro músicos de la banda Dulzaineros del Valle, varias piraguas, que hicieron de improvisadas acompañantes, y dos balsas de bomberos, por si hubiera alguna eventualidad.
El único incidente reseñable, aunque sin mayores consecuencias, tuvo lugar cuando una de las argollas de la tablilla que facilitaba al alcalde el lanzamiento de los petardos estaba movida y una chispa del artefacto impactó en el brazo derecho de la concejala de Urbanismo, Cristina Vidal. Rápidamente se le aplicó hielo en la herida para mitigarle el dolor.
Fervor popular
Al grito de «¡Viva la Virgen del Carmen!», que lanzó en repetidas ocasiones el público congregado, la imagen cruzó los puentes de la ciudad entre la emoción de unos asistentes que lanzaban pétalos de rosas y otras flores a su paso.
Hacia las 12.50 horas, la comitiva llegó al puente de la División Azul, donde efectuó una parada obligatoria para colocar en una gran cruz de madera de 210 kilos uno de los seis centros de flores que engalanaban la talla de la Virgen. Este ritual cumple ya siete años.
A las 13.20 horas finalizó una jornada festiva que satisfizo al presidente de la Asociación Amigos del Pisuerga, Luis Ángel Largo, quien se congratuló por el éxito. Destacó que la chalana ha sido un acierto: «Entra más gente y también es mejor para los remeros porque esta embarcación se lleva mejor que la patera al ser más ligera y estable».
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...