¿Pastores a juicio?

Al margen la suerte que en las próximas semanas pudiera correr la impugnación de la elección de Ramiro Hernández como próximo alcalde de Guadalajara que, ante instancias locales, promovió Alberto Cárdenas Jiménez, no son pocos los panistas que estiman viable revertir éste y otros triunfos de candidatos del PRI-PVEM en Jalisco, en razón de las diversas violaciones detectadas al Cofipe y, de manera especial, a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Con tal propósito, y luego de un primer veredicto favorable a su causa, especialistas en derecho electoral y/o religioso cercanos al ex gobernador jalisciense y secretario de Estado en los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, intensificaron la acumulación de evidencias sobre “la pública e ilegal intromisión de diversas iglesias evangélicas…” en los pasados comicios que, en su opinión, favoreció el triunfo de los aspirantes del tricolor.

Ahí está, por ejemplo, la vasta información y las grabaciones sobre el evento que el 18 de junio, en exclusivo hotel de la zona metropolitana capitalina, reunió a poco más de un millar de fieles de iglesias evangélicas miembros del Consejo Pastoral de Occidente con una decena de candidatos encabezados por el aspirante a gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, y en cuyo marco el presidente de la Asociación Redime, el pastor José Félix Coronel, no sólo ofreció a éste y a otros priistas la nada despreciable aportación de 47 mil 500 votos sino que, incluso, le hizo entrega de “tres volúmenes… en los que constan los nombres de quienes ya se obligaron a sufragar por el candidato de la esperanza”.

Fue en ese marco, y ante los aspirantes a alcaldes de Guadalajara, Tlaquepaque (Alfredo Barba), Zapopan (Héctor Robles), más uno al Senado (Jesús Casillas) y media docena más a diputados locales y/o federales (Salvador Rincón y Leobardo Alcalá, entre otros), igualmente, donde el referido pastor Coronel pronunció un encendido discurso en el que explicitó que (los presentes o las iglesias a las que pertenecen) “queremos trabajar, queremos gobernar con ustedes. Queremos ser tomados en cuenta en las decisiones del gobierno. Queremos ser consejeros de gobierno en proyectos y asuntos trascendentes. Estamos listos y queremos hacerlo…”

Así las cosas, entonces, no deberá pasar mucho tiempo más antes de que el panismo de esa entidad eleve a la consideración de las autoridades respectivas, en el Tribunal Electoral federal y en Gobernación, un asunto que, en un primer análisis al menos, evidencia la transgresión de lo que a la letra señala el inciso E del artículo 130 constitucional, en el sentido de que “los ministros (de culto) no podrán asociarse con fines políticos ni realizar proselitismo a favor o en contra de candidato, partido o asociación política alguna…”

El asunto dará aún mucho de qué hablar… y habrá que observar el comportamiento de las autoridades implicadas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...