Parques, montes, plazas y un horno, entre los bienes inmatriculados por la Iglesia vasca

La diócesis de Bilbao tiene registrada una parcela de 800 metros en la cumbre del monte Oiz. / EC

Plazas, viviendas, fincas rústicas, parroquias, solares, huertas, montes, un frontón, un campo de fútbol o un horno de panadería llevan la firma de propiedad de la Iglesia en Euskadi. En total, más de 542 bienes repartidos por la comunidad autónoma: 400 en Gipuzkoa, 74 en Bizkaia y 68 en Álava. Los pusieron a su nombre los representantes eclesiásticos vascos en los Registros de la Propiedad entre los años 1978 y 2015.

Durante esos años, la iglesia acumuló propiedades con la sola autorización del obispo que dirigiera en ese momento la diócesis, igual que si fuera un representante de la administración pública. En 1998, con el José María Aznar en el Gobierno, la Ley Hipotecaria que permitía a la jerarquía católica registrar a su nombre los bienes sin demostrar ser los propietarios fue ampliada con una reforma.

El Ministerio de Justicia elabora en la actualidad un listado de los bienes registrados por la Iglesia católica en España con el fin de hacerlos públicos. De esta forma, instituciones y particulares que consideren que alguno de ellos es de su propiedad podrán reclamarlos por la vía judicial. Ya en los registros que requirió el Parlamento vasco en 2015 –a propuesta de EHBildu, PSE y PNV– para comenzar a trabajar en la recuperación de los bienes y certificar a quién deberían pertenecer, se hablaba de una finca urbana propietaria de la iglesia en «pacífica posesión desde tiempo inmemorial, sin que exista título alguno que lo acredite». El registrador se refería a una propiedad situada en Oñati.

En Bizkaia hay propiedades de la Iglesia un tanto particulares, como la cumbre del monte Oiz, donde la diócesis de Bilbao tiene registrada una parcela de 800 metros cuadrados. También un horno de panadería en la localidad de Santurtzi o un inmueble de tres plantas en Elantxobe. Según fuentes eclesiales, se tratan de bienes comprados o donados por particulares. Mientras, en Álava, donde se cuentan varios pisos y solares, un alto porcentaje de propiedades se registraron poco antes de que finalizara el plazo en 2015. Vitoria, junto a Valdegovía, Valderejo, Amurrio y Bernedo son los municipios con un mayor número.

La situación de los bienes registrados por la Iglesia está en la agenda del Gobierno de Pedro Sánchez. El parlamentario socialista Antonio Hurtado, que preguntó al Ejecutivo sobre este asunto, señaló que se trata de «un paso adelante después de muchos años mareando la perdiz por parte del Gobierno de Mariano Rajoy».

El Obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, manifestó ayer que no se opone que el Gobierno publique el listado de bienes registrados por la Iglesia católica siempre que sea de forma «legal» y «no sea discriminatoria con el tratamiento que se haga con el resto de instituciones».

Sin embargo, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, no sabe con exactitud el número de bienes inscritos por la iglesia guipuzcoana. «Somos una diócesis que en ese punto fue especialmente resolutiva, lo cual no quiere decir que estén todas las cosas absolutamente concluidas porque el patrimonio de la Iglesia es suficientemente complejo como para que podamos decir está todo inscrito», respondió a preguntas de los periodistas sobre el anuncio del Ministerio de Justicia.

Y en esta línea, ha precisado que la Iglesia católica «no es una institución absolutamente piramidal» en la que se tenga conciencia de todo». «En España hay unas 40.000 instituciones que son reconocidas como parte de la Iglesia Católica, pero no todas ellas están gobernadas por el Obispo. Desde el derecho canónico, bien sean órdenes religiosas, bien sean cofradías, bien sean otras instituciones no tienen el gobierno directo del obispado, por eso la complejidad también de la estructura de la Iglesia Católica hace que no sea tan fácil que nosotros mismos tengamos conciencia de ese registro».

La Cámara vasca aprobó en junio del 2015 una propuesta de EH Bildu y respaldada por PSE y PNV, en la que se reclamaba con urgencia un listado de todo lo inmatriculado por la Iglesia desde 1978. El objetivo, en teoría, era recuperar los bienes. De momento, esa enumeración de propiedades pretende sacar a la luz las inscripciones realizadas en la comunidad vasca por la Iglesia sin acreditar titularidad y verificar así a quién deberían corresponder de dichos inmuebles.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...