Pareja atea de Bangladesh se salva de las garras islámicas

Este año hemos visto una escalada islámica contra los librepensadores en Bangladesh; hasta ahora, los seguidores de Mahoma han asesinado a cinco ateos.

Afortunadamente para Raihan Abir y su esposa Samia Hossain, Canadá les concedió la visa y pudieron escapar de un horrible destino a manos de los salvajes claro que hubo momentos de mucha zozobra e incertidumbre:

El 12 de mayo, Samia llamó a Raihan a su oficina en la Universidad de Dhaka. Sus instrucciones fueron al grano: «Tienes que irte».

Ese mismo día, el editor de libros y amigo cercano de Raihan, Ananta Bijoy Das, había salido de su casa en la ciudad nororiental de Sylhet para el viaje diario a su trabajo bancario cuando fue perseguido por hombres con máscaras y machetes. Su asesinato fue el tercer incidente de este año.

[…]

El plan era asistir a una conferencia médica en Toronto a principios de junio con su supervisor universitario y compartir algunas de sus investigaciones. Ahora bien, el resultado de esa aplicación podría salvar su vida.

Las semanas que siguieron fueron tensas. Raihan recibió dos mensajes amenazantes en su celular. Pero no podía ir a la policía porque no se fiaba de los oficiales para protegerle – y temía que revelaran su paradero exacto a los grupos extremistas.

A finales de mayo, la visa canadiense fue aprobada. Raihan hizo las maletas y se despidió de su esposa embarazada en el aeropuerto de Dhaka. Ellos no estaban seguros de cuándo se verían otra vez, y había una posibilidad de que Raihan no pudiera estar allí para el nacimiento de su hija.

Pero Samia se sintió aliviada al ver a su marido rumbo a Canadá. Fue una decisión que tomaron juntos.

«Teníamos miedo de ser asesinados todos los días», dijo. «Es como si salieras de la casa y no supieras si vas a volver o no. Yo solía decirle todos los días, «Vuelve sano y salvo, vuelve sano y salvo'».

[…]

En junio, Raihan decidió que Samia tenía que encontrar una manera de llegar a Canadá, y que aplicarían juntos al asilo.

[…]

El 6 de agosto, Samia obtuvo su visa canadiense.

Ella no quería quedarse en Dhaka y retrasar su partida. Al igual que su marido, ella estaba conectada con el mundo en línea de escritores ateos y no quería correr ningún riesgo. En la tarde siguiente, se las arregló para encontrar un asiento en un vuelo que la llevaría –muy embarazada– a Canadá.

Mientras tanto, Raihan esperaba en Toronto con el corazón encogido. Raihan acababa de enterarse de que Niloy Neel, un compañero escritor y amigo cercano en Bangladesh, había sido apuñalado a muerte en su propia casa. Cuando el avión de Samia aterrizó en el Aeropuerto Internacional Pearson de Toronto, él estaba muy contento de verla – pero tuvo que contarle lo de la última matanza.

Después de solicitar asilo en septiembre, Samia tuvo a su bebé. La llamaronSophie, por la protagonista de 14 años de la novela noruega de 1991 El mundo de Sofía sobre la exploración de un adolescente de la historia de la filosofía.

Raihan ha encontrado seguridad mientras muchos de sus amigos todavía viven con miedo.

«Siento que, ¿por qué yo? ¿Por qué tuve la oportunidad? Pero también siento la responsabilidad trabajar más», dijo durante una entrevista reciente en la oficina delCenter fon Inquiry de Canadá en el centro de Toronto.

Su solicitud de asilo y la de Samia fueron aprobadas en noviembre. Ellos finalmente solicitarán la residencia permanente.

En momentos en que aceptar refugiados pasa necesariamente por el temor de sus posibles ideologías, no parece descabellado ofrecerle refugio a quienes son perseguidos precisamente por denunciar los excesos de las ideologías totalitarias.

¡Qué alivio por Raihan, Samia y Sophie! Ojalá más de sus amigos puedan salvarse.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...