Paralizada la reforma constitucional en Costa Rica para dejar de ser un Estado confesional

Un proyecto propone que Costa Rica se convierta  en un Estado laico, es decir, un estado que no tenga una religión oficial, pero que respete todos los credos.

Así de puntual es la posición de un sector del Congreso.

La iniciativa, que fue presentada en el 2012, eliminaría la religión católica de la Constitución y de los juramentos que hacen los funcionarios públicos.

Costa Rica es el único país de América Latina que establece su religión oficial, la católica.

Pero la reforma constitucional haría que el país se declare neutral en materia religiosa.

Para algunos, el camino de la iniciativa no será sencillo.

El proyecto podría enfrentarse a un largo camino, pues por tratarse de una reforma constitucional su aplicación tardaría incluso años.

Estado laico es compromiso pero no prioridad, dice Presidente

El proyecto de reforma constitucional para establecer la laicidad del Estado es un compromiso, pero no una prioridad para la actual administración, afirmó este martes el presidente de la República, Luis Guillermo Solís.

El Mandatario indicó que mantiene la promesa que hizo en campaña electoral, sin embargo hay temas como la reforma fiscal que ocupan mayor diligencia en la Asamblea Legislativa y por el cual está abocado el Poder Ejecutivo.

El pasado 29 de marzo (a menos de un mes para la finalización del periodo de sesiones extraordinarias), Presidencia convocó el expediente número 18.496 que establece la reforma a los artículos 75 y 194 de la Constitución Política.

Sobre el poco tiempo con el que se convocó el proyecto, el Mandatario señaló que es parte del movimiento regular que se hace en la corriente legislativa de las propuestas.

La reforma al artículo 75 establece que «el Estado será neutral en materia religiosa, y garantizará la libertad de conciencia y la de profesar cualquier religión dentro del marco de la ley».

De esta forma se quita de la Constitución la referencia a Costa Rica como un país Católico, Apostólico y Romano.

También se pretende modificar la juramentación de funcionarios públicos contenida en el artículo 194, los cuales en la actualidad deben jurar en nombre de Dios.

El viceministro de la Presidencia, Luis Paulino Mora, dijo que este proyecto no declara al Estado como ateo y más bien promueve la libertad de credo.

Mora señaló que cualquier avance en el Plenario en el expediente es ganancia.

Al tratarse de una reforma constitucional, el proyecto debe ser leído tres veces en sesión de la Asamblea Legislativa antes de que el presidente del Directorio lo asigne a una comisión especial para dictaminar la iniciativa.

Diputado cristiano: Estado Laico es una cultura de muerte

El congresista Abelino Esquivel del Partido Renovación Costarricense anunció que se opondrá a que se saque a Dios de la Constitución Política, como dice lo impulsa el Gobierno por medio de un proyecto del Movimiento Libertario para establecer el Estado Laico en el país.

“Lo que realmente buscan los que apoyan este proyecto es crear un Estado ateo, lo que daría pie a grupos religiosos que promueven los antivalores”, explicó Esquivel.

El legislador anunció su radical oposición a que Costa Rica se convierta en un Estado sin Dios, ya que la religión le ha aportado principios y valores al país.

“Los ateos que no le tienen respeto a Dios son los que promueven los proyectos en contra de la vida, son los que quieren legalizar las drogas, los que quieren el aborto, son los que defienden el combo de la muerte en esta legislatura”, agregó.

Pero el diputado Otto Guevara defendió su propuesta explicando que las instituciones o empresas no pueden tener posiciones, creencias, sino que son las personas quienes profesan posiciones religiosas.

Además, que se busca que el Estado deje de financiar a la Iglesia Católica.

El jefe de fracción del Frente Amplio, Gerardo Vargas Varela, dijo que el enfoque está equivocado, ya que no se trata de si Dios está o no en la Constitución.

“Vemos al Estado Islámico que mata gente en nombre de Dios, es un enfoque de historia de país y estoy convencido que en la misma Conferencia Episcopal de Costa Rica hay anuencia de que sea discutido el tema, hay Estados confesionales que andan estallando bombas en todo el mundo”, señaló Vargas.

Finalmente, Esquivel indicó: “les guste o no les guste, Jesucristo es el Señor de Costa Rica”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...