Paradojas de la vida

Sobre el argumento ultraconservador y fundamentalista esgrimido por el Sr. Gallardón y sus secuaces para reformar la actual ley del aborto, basado en el "derecho a la vida" cabe preguntarse: ¿Qué vida? ¿La vida de quién? ¿Se refiere el Sr. Gallardón a las 555 vidas perdidas este año, víctimas de siniestralidad, que arroja una escalofriante e inaceptable cifra de dos personas diarias muertas en accidente de trabajo, sin que los recortes y reformas impuestos por su gobierno en materia de prevención de riesgos laborales las tenga en cuenta para nada? ¿Se refiere quizás a la vida de las miles de trabajadoras que ven sus derechos pisoteados cuando son despedidas por sus patrones por el solo hecho de estar embarazadas? Mujeres que no comprenden por qué la pretensión de ser madres las discrimina y las envía al paro, mientras se afirma una y otra vez que la natalidad desciende peligrosamente en España por debajo del 1,3. Pues este índice de natalidad es el mejor indicador de cómo trata el mercado laboral a las mujeres. Paradójico e hipócrita a la vez.

Tan hipócrita como defender la vida de los no nacidos aún con malformaciones, una defensa tan gratuita como cruel ya que miles de personas dependientes en este país han visto reducidas sus prestaciones o simplemente no las perciben por el recorte que su gobierno ha hecho en materia de dependencia, le sale gratis la defensa porque su intención es cambiar el empleo de las mujeres por la intensificación del trabajo de cuidados en sus hogares, del que para ustedes nunca debieron salir.

¿Acaso alude el Sr. Gallardón a la vida que demasiadas mujeres víctimas de violencia de género pierden a manos de sus parejas o ex parejas después de años de tortura, mientras desde su ejecutivo se restringen los fondos destinados a prevenir y combatir la violencia machista hasta un 21,6%?

¿Le importa a usted y a Monseñor Rouco la vida de las 53.000 mujeres que mueren cada año en el mundo como consecuencia de abortos inseguros y que suponen un 13% de la mortalidad materna mundial? En EEUU, donde el aborto es legal, la mortalidad materna es de 0,6 muertes por 100.000 IVE; en España en la actualidad la mortalidad en IVE es de 0. Sin embargo, con regulaciones prohibicionistas América Latina, con 30 muertes/100.000 IVE, y en el África subsahariana, los resultados son de ¡460! muertes/100.000 IVE. ¿De verdad defiende ustedes la vida? ¿Pretenden llegar a estas cifras? ¿Cómo puede una institución como la Iglesia, que es quien le pone los deberes a este Gobierno, hablar del derecho a la vida cuando ha destrozado cientos de miles por abusos cometidos a menores a lo largo de los años? ¿No eran estos menores merecedores de un trato mas digno? ¿Puede la misógina Conferencia Episcopal darnos clases de moral y criticar la "perversa ideología de género" después de las atrocidades cometidas por ellos durante siglos? ¿Pueden entonces los grupos anti-elección llamar asesinas a las mujeres que deciden o se ven abocadas a abortar únicamente porque no compartan esta moral o esta religión?

Es muy fácil y barato preocuparse por los no nacidos ya que las personas necesitan una vida digna y con derechos: derecho al trabajo, a la vivienda, a la protección social y a la salud; todos ellos derechos fundamentales que vienen siendo sistemáticamente vulnerados y conculcados por el desgobierno del que usted forma parte. Para su conocimiento, las mujeres han escogido "otra vida", una vida con derechos y sin violencia y sobretodo con el derecho a elegir.

Maylo Sánchez Ortiz, Secretaria de la Mujer de CCOO en Granada

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...