Para los obispos, la unidad de España es un “bien moral” y el proceso independentista de Cataluña “profundamente inmoral”

El arzobispo de Oviedo dice que la independencia de Cataluña se basa «en una calculada inmoralidad y una inaceptable ilegalidad»

Mientras la Iglesia española está llamando al diálogo y el entendimiento, tratando de apurar las opciones para que no se llegue a la ruptura definitiva entre Cataluña y el resto de España, algunos obispos parecen decididos a dinamitar todos los puentes de encuentro. Uno de ellos es el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz.

En una durísima carta pastoral, titulada «La esperanza cumplida triunfará«, el prelado (autoerigido como el principal representante de la ‘linea dura’ en el Episcopado español, junto a Munilla o Reig Pla) acusa a los responsables de la Generalitat de «dinamitar España y Europa con sus praxis antisistema», y califica a los independentistas de «ladrones de guante blanco y corrupción evadida que acusan a España de robarles».

Sanz comienza su escrito advirtiendo su «responsabilidad pastoral ante algo que nos toca muy de cerca, cuando los hechos y sus antecedentes están basados en una calculada inmoralidad y una inaceptable ilegalidad». Tras destacar cómo, hace cuatro décadas los españoles comenzamos «un proyecto común» para dar continuidad a «cinco siglos de concordia (con altibajos, contradicciones y fallos)» que se resumen en la palabra España, el arzobispo de Oviedo denuncia que «romper este marco unilateralmente, cizañarlo con la insidia que enfrenta y divide, falsear con la mentira sus trucadas alternativas, engañar con vileza a un pueblo para hacerle cómplice de una inconfesada deriva… todo eso no sólo atenta contra el Estado de Derecho y mina la convivencia, como nos ha recordado su Majestad el Rey Felipe en su mensaje valiente y oportuno, sino que es profundamente inmoral».

«Además de ser una cuestión delictiva, política y penalmente hablando, es también un pecado inmoral reprobable«, reitera el arzobispo de Oviedo, quien acusa a los independentistas de ser «amotinadores en un Estado de derecho que exigen se les respete las leyes que ellos mismos se cocinan; fautores de una independencia impuesta desde el fragmento de su minoría a toda una mayoría que impunemente desprecian; maestros de la manipulación mediática y la mentira auto-victimándose con propaganda nociva para completar el engaño; artífices de una ruptura de cinco siglos de convivencia mutua y de cuarenta años recientes de democracia, quizás para luego amnistiar legalmente sus vergüenzas y dinamitar España y Europa con sus praxis antisistema».

Tras abogar por el diálogo, como piden el Papa y reivinicó la Comisión Permanente en su última nota (que Sanz aprobó pero días después calificó de «tibia»), el franciscano utliza la famosa oración atribuida al santo de Asís para pedir a Dios «que nos haga instrumentos de su paz en donde cada uno vive, y que nos permita la mesura allí donde nos hayamos excedido, la verdad que ponga fin a nuestro engaño, la justicia cuando hemos abusado, la esperanza cuando el miedo pretende desalentarnos. Es la oración que nos urge a reconstruir un puente roto y transitarlo humildemente como hermanos. Esta esperanza se cumplirá».

Fuente: Periodista Digital


Monseñor Reig Pla recuerda que la unidad de España es un “bien moral»

El Obispo de Alcalá de Henares (España), Mons. Juan Antonio Reig Pla, pidió rezar por la unidad de España, algo que calificó como “un bien común alcanzado por todo el patrimonio de generaciones en las que no han faltado los mártires y los santos que iluminan siempre el camino de nuestra historia”.

Mons. Reig Pla manifestó en una carta pastoral que está viviendo estos días “difíciles” de la unidad de España “con dolor, pero también con esperanza” ya que, según afirma, actualmente se encuentran comprometidas “la paz, la justicia y la verdad, y con ellas el bien y la comunión fraternal en nuestra Patria, España”.

Por eso, el Obispo animó a “escuchar la voz de Jesucristo, el Señor, que nos invita a edificar la comunión entre los españoles: Amaos los unos a los otros como yo os he amado. Este mandato del Señor debe inspirar siempre toda la misión de la Iglesia Católica”.

Por eso, el Obispo insistió en que “si queremos la verdadera unidad debemos rezar para que también así suceda en España” y apunta que “más allá de la legitimidad histórica y legal, la unidad de los españoles ha de ser considerada como un bien moral alcanzado por todo el patrimonio de generaciones en las que no han faltado los mártires y los santos que iluminan siempre el camino de nuestra historia”.

Mons. Reig Pla aseguró que la base doctrinal de este bien moral es “la sana laicidad”, que implica que “las realidades terrenas ciertamente gocen de una autonomía efectiva de la esfera eclesiástica, pero no del orden moral”.

Sin embargo, el Prelado apuntó que “en una sociedad secularizada, este orden moral ha quedado oscurecido. Sin el cristianismo España y Europa no tienen futuro”.

Fuente: ACI Prensa


Mons. Munilla: Proceso independentista de Cataluña “es ilegal y profundamente inmoral”

El Obispo de San Sebastián (España), Mons. José Ignacio Munilla, analizó la situación actual de Cataluña en su programa Sexto Continente de Radio María, y la calificó de “callejón” “ilegal e inmoral”.

Mons. Munilla afirmó que la jornada del pasado 1 de octubre, en la que tuvo lugar el referéndum ilegal por la autodeterminación de Cataluña, fue “un día de profunda tristeza y zozobra”.

“Este callejón sin salida en el que se encuentra Cataluña, llamado proceso de independencia, no sólo es ilegal sino que también es profundamente inmoral”, advirtió.

Según explicó el Prelado, este choque sociopolítico ha sido “incubado largamente, desde la siembra de la sospecha, algo que no comenzó ayer” y afirmó que “el amor evangélico es lo único que puede sacarnos de esta situación. No vale con la contención. La única salida es amar”.

En los últimos meses se han dado numerosos actos de desobediencia a las leyes españolas por parte del gobierno catalán. Por eso, el Obispo ha recordado los puntos 1897 al 1904 del Catecismo de la Iglesia Católica en los que se habla del “principio de respeto a la autoridad constituida”.

En ese sentido Mons. Munilla subrayó que la ley es soberana y no la voluntad de los hombres, algo que es “básico para el Estado de derecho” y recordó que existe “un deber de los ciudadanos y de las autoridades de respetar el Estado de Derecho”.

El Obispo de San Sebastián también apuntó que recientemente el Poder Judicial en España afirmó que algunas decisiones del Parlamento catalán no eran legales y fueron suspendidas inmediatamente. También el Tribunal Constitucional declaró esas decisiones y leyes como inconstitucionales.

El Obispo recordó el punto 1897 del Catecismo de la Iglesia Católica que habla de “un deber de obediencia al Estado de Derecho, que se incluye en el cuarto mandamiento, que no es solo obediencia a los padres sino a las autoridades legítimamente constituidas, al Estado de Derecho y las leyes que nos hemos dado para la convivencia”.

Fuente: ACI Prensa

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...