Papa Francisco, un enemigo del matrimonio homosexual y del aborto

El sumo pontífice no es precisamente un liberal en estos dos temas muy sensibles para la Iglesia.

En el 2010, siendo arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio se enfrentó fuertemente al gobierno de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, cuando esta impulsó una ley para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo. "No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva del plan de Dios", dijo.

Y añadió que en ese proyecto era evidente "la envidia del demonio, que arteramente pretende destruir la imagen de Dios" y uno de sus principales mandatos: que el "hombre y la mujer se multiplicaran y dominaran la Tierra".

El jerarca católico pidió, además, al clero porteño que facilitara a sus fieles la participación en una marcha hacia el Congreso denominada 'Queremos mamá y papá para nuestros hijos', y subrayó que el matrimonio entre personas del mismo sexo "es un retroceso antropológico". Agregando que "distinguir no es discriminar".

"Clamen al Señor -dijo también- para que envíe su espíritu a los senadores (que entonces estudiaban el proyecto de ley, luego aprobado) para que no decidan movidos por el error o por situaciones de coyuntura, sino según lo que la ley natural y la ley de Dios señalan".

El aborto tampoco es un tema 'negociable' para él. Su mirada al respecto es de condena en cualquier caso; ni siquiera por violación está dispuesto a contemplarlo.

Cuando la legislatura de Buenos Aires decidió aprobar una norma que relajaba las condiciones para abortar y permitía, incluso, que una niña de 14 años pudiera hacerlo legalmente sin contar con la autorización de sus padres, Bergoglio calificó de "lamentable" la decisión.

El arzobispo de Buenos Aires advirtió en un comunicado: "Se percibe una vez más que se avanza deliberadamente en limitar y eliminar el valor supremo de la vida e ignorar los derechos de los niños por nacer".

Y, luego, en un documento de la Conferencia Episcopal Argentina, subrayó: "El aborto nunca es una solución".

"Al hablar de una madre embarazada hablamos de dos vidas, ambas deben ser preservadas y respetadas, pues la vida es de un valor absoluto", agregó en el mismo texto episcopal.

Para el nuevo papa, lo que corresponde es ayudar a la madre y al niño. "Debemos escuchar, acompañar y comprender desde nuestro lugar a fin de salvar las dos vidas: respetar al ser humano más pequeño e indefenso, adoptar medidas que pueden preservar su vida, permitir su nacimiento y luego ser creativos en la búsqueda de caminos que lo lleven a su pleno desarrollo", sostuvo.

Un énfasis social

Ya en un plano más amplio, en el Vaticano se espera que este hombre silencioso conduzca la estructura de la Iglesia con mano férrea y con una marcada preocupación social.

Los políticos argentinos fueron varias veces blanco de la retórica filosa del sacerdote, que los ha acusado de no combatir la pobreza y querer enquistarse y lucrarse en el poder.

En el mundo, las parejas del mismo sexo critican a la Iglesia por oponerse a sus reivindicaciones.

Archivos de imagen relacionados

  • Pareja lesbianas
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...