Panamá: Critican aportes a la Iglesia católica ya que recibe millones de dólares y demanda un Estado laico

En lo que va de su gestión, el gobierno del presidente Juan Carlos Varela ha destinado al menos $25 millones de fondos públicos para asuntos religiosos, siendo la Iglesia católica la que ha recibido más aportes.

Los fondos han salido de de diversas entidades como la Lotería Nacional de Beneficencia, municipios, la Procuraduría General de la Nación, la Dirección de Asistencia Social (DAS), Instituto Nacional de Cultura (INAC), entre otros, así como también han provenido de la partida discrecional de la Presidencia de la República.

Durante los 19 primeros meses de su gestión, el actual gobierno destinó al menos 16.7 millones de fondos públicos para asuntos religiosos, en su mayoría católicos. En ese período destacan los $12.1 millones programados para restaurar la Catedral Metropolitana, dinero que proviene también del INAC, una entidad que también lucha por fondos para poner en funcionamiento el Teatro Nacional y el Museo Reina Torres de Araúz.

Este año, 2017, ya han sido aprobados unos $8.4 millones para la construcción de edificaciones también de la Iglesia católica o vinculadas a ella y una escuela.

El pasado 24 de febrero salió publicada en la Gaceta Oficial la aprobación de la compra de una finca en Chitré, provincia de Herrera, para construir un centro de convenciones que prometió el mandatario cuando estaba en campaña política. En enero de 2015, a los jóvenes que acuden al Encuentro Nacional de Renovación Juvenil, que organiza la Iglesia católica todos los veranos. La Secretaría de Comunicación del Estado ha precisado que esta no es una inversión exclusiva para la Iglesia católica, ya que el centro de convenciones estará disponible para otros eventos.

En total, solo el terreno que albergará además la nueva sede del Colegio José Daniel Crespo tiene un costo de $6.6 millones.

Además de estos recursos, el 21 de febrero de 2017, la Asamblea Nacional, por pedido de la Presidencia de la República, aprobó un traslado de partida por $624 mil que serán utilizados en obras para rehabilitar la parroquia Nuestra Señora del Rosario, en el corregimiento Llano Bonito; el centro religioso de encuentros y retiros matrimoniales de La Arena; y una casa cural; todas también en Chitré. Además se restaurará una casa de velación ubicada en la provincia de Los Santos.

También el pasado 10 de marzo, el Consejo Económico Nacional (CENA) avaló $1.2 millones para la compra de un terreno a la Iglesia católica en Colón.

Se trata de la finca 13128, ubicada en Espinar, en el corregimiento de Cristóbal, provincia de Colón.

La beneficiaria de este traspaso es la Diócesis de Colón-Guna Yala.

De acuerdo con información divulgada por el MEF, la Iglesia utilizará este terreno para  desarrollar un centro cultural y de actividades educativas.

La entidad estima que el centro será construido en un plazo aproximado de cinco años.

EJECUTIVO EXPLICA

El secretario de Metas de la Presidencia, Carlos Duboy, quien sustentó el traslado de partida por $624 mil ante la Comisión Legislativa de Presupuesto, explicó que los cuatro proyectos que serán rehabilitados con estos recursos pertenecían a obras que estaban en riesgo y que fueron iniciadas por el antiguo Programa de Ayuda Nacional (PAN).

Duboy hizo la salvedad de que en el PAN -ahora DAS- había 100 proyectos en riesgo con un monto total de $150 millones, de los cuales se reactivaron $90 millones, entre estos destinados para estructuras de la Iglesia católica.

“La ciudadanía también ha insistido en que se culminen estas construcciones y la responsabilidad del Gobierno Central es terminarlas y no dejar que se dañen”, sustentó Duboy.

Según Duboy, estas obras llevaban entre un 30% y 40% de avance cuando fueron abandonadas debido a que tanto la aseguradora, como el contratista y la constructora quebraron.

Recordó que la aseguradora de dichas obras fue Seguros Constitución, empresa en la que la Superintendencia de Seguros y Reaseguros de Panamá detectó irregularidades en el manejo del pago, lo que provocó su liquidación forzosa.

CRITICAN FAVORITISMO

Si bien la Presidencia ha reiterado anteriormente que cada ayuda se otorga de acuerdo con la labor social que desarrolla la congregación, hay quienes creen que los aportes no son equitativos.

Para el obispo de la Iglesia metodista y miembro del Comité Ecuménico de Panamá, Pablo Morales, esta es una práctica tradicional del Estado y de sus gobernantes hacer donativos de tipo religioso, sin embargo, asegura que al resto de las iglesias que no son católicas no se les toma en cuenta.

“Se dice en la Constitución que no hay fuero ni privilegios, pero a uno lo deja con la duda del porqué a estas Iglesias católicas se les apoya de esta manera y al resto no”, sentenció Morales.

“Habría que revisar si el Estado está actuando dentro del margen de la Constitución (…) no digo que no se apoye al catolicismo, pero otros tienen necesidades evidentes y hacen un sinnúmero de aportes valiosos”, dijo el obispo, quien explicó, además, que otras religiones, distintas a los católicos, también han logrado que las personas se alejen de la violencia y de cometer actos ilícitos, situación que al Gobierno le reduce gastos sociales.

Según Morales, aparte de las iglesias, existen muchas organizaciones que se dedican a hacer un trabajo social dentro de las comunidades y que de seguro también necesitan recursos.

“La mayoría de los panameños son católicos, pero qué triste que uno por ser minoría no se le toma en cuenta pese a los grandes aportes que podamos hacer”, concluyó.

DEMANDAN QUE IMPERE UN ESTADO LAICO

Representantes de la sociedad civil coincidieron en que las creencias religiosas no deben inmiscuirse en asuntos del Estado.

El activista y miembro de la Concertación Nacional Freddy Pittí dijo que es “inaceptable que el gobierno de Varela continúe favoreciendo a la Iglesia católica con millones del erario, los cuales deben ser utilizados en proyectos para mejorar la calidad de vida de los panameños”.

Para Pittí, esta es una de las razones por las que muchos sectores demandan un Estado laico, y así establecer fronteras claras con las iglesias. “Las creencias religiosas son personales”, concluyó.

Por su parte, Juan Diego Vásquez, miembro de la Red Nacional de Jóvenes por la Transparencia, alegó que el mandatario puede tener una fe, sin embargo, cuestionó el hecho de que estos aportes que él hace salgan de la partida discrecional de la Presidencia. “Arbitrariamente ha donado estas grandes cantidades”, dijo.

Según Vásquez, así como las iglesias tienen necesidades, los ciudadanos panameños también las tienen.

“Se nota totalmente la parcialidad de Varela, y un presidente no puede serlo (…), debe ser objetivo en un Estado que debe ser laico”, sentenció Vásquez, al mismo tiempo que señaló que se viola la libertad de credo que cada persona debe tener.

“Él busca votos en los católicos y él ya no puede estar buscando nada”, añadió el representante juvenil.

presidente de Panama Juan Varela y arzobispo metropolitano 2017

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...