Overbooking

Uno se imagina los pasillos, los apartamentos, las cocinas, los salones y salas del Vaticano en estos días como una ciudad del misterio habitada por cuerpos purpurados que arrastran sotanas y secretos, consignas y encargos, vínculos que no solamente provienen del báculo pastoral, sino de los asuntos terrenales, las finanzas, la geo-estrategia, los estudios y las encuestas.

Siempre me ha parecido que esa ciudad-estado del Vaticano es un parque temático con ínfulas espirituales, pero en estos días donde se decide el gobierno de la Iglesia romana, las mitras deben estar cargadas de micrófonos, todos deben recelar de los otros, habrá dosis extras de espionaje, los pactos se harán en latín, las corrientes de poder dentro de esa empresa de dominación de medio mundo debe ser una escuela de conspiradores, por lo que uno entiende que el espectro radio-eléctrico vaticano estará con overbooking.

Los canales de televisión, sean de obediencia laica, seglar o confesional, le dedican al asunto muchos minutos, en algunas ocasiones hasta horas, porque parece ser que estamos ante un hecho histórico ya que dentro de unas semanas, dos pontífices van a llevar el legado de Pedro, uno de manera operativa y el otro de manera áulica. Uno, desde la legalidad de su derecho, cuando veamos la fumata blanca y el otro desde su retiro, tras una renuncia que cada vez parece más cargada de simbología política, de protesta ante las intrigas palaciegas, de las omisiones y posturas tibias o consentidoras de actitud muy poco confesables como son los reiterados casos de pederastia por todo el globo, y de la sospecha de existir un futuro hipotecado por decisiones poco acertadas en el pasado.

No están acostumbrados a la existencia de dos Papas vivos y eso les incomoda mucho. Uno de los influyentes cardenales ha dado una clave indicando que no estaba de acuerdo con la renuncia de Benedicto XVI porque eso abre la puerta«a que se presione a los papas para que renuncien». Lo tuyo es pura política. Rumores sobre papables van a ir saliendo estos días como si de un premio literario se tratara, al igual que los globos sondas de núcleos de influencia. Somos testigos de la historia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...