Otra vez se conculcan los derechos de una minoría no beligerante

Acabo de descargarme el borrador de la LOE (ley orgánica de educación) tal y como ha quedado tras su paso por el senado y he comprobado que, una vez más, la púrpura se ha inmiscuido en las conciencias de sus señorías, provocando que el texto incluya textos que se contradicen mutuamente, por ejemplo la Disposición Final Primera choca frontalmente con la Disposición Adicional Segunda. Veamos los textos:.

Disposición Final Primera. 1 c) (derechos de los padres) A que (sus hijos) reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Disposición Final Primera. 2. e) (derechos de los alumnos) A que se respete su libertad de conciencia, sus convicciones religiosas y sus convicciones morales, de acuerdo con la Constitución.

Disposición Adicional Segunda. 1. A tenor del artículo 27.3 de la Constitución, el Estado garantiza la enseñanza de la religión, ofreciendo distintas opciones confesionales y no confesionales, en condiciones académicas iguales a todos los efectos. El Estado fijará los contenidos mínimos del currículo para aquellos alumnos cuya opción no responda a las enseñanzas de las confesiones religiosas con acuerdos o convenios suscritos con el Estado.

Ya que se trata de una ley para todos los españoles, supongo que todos entendemos que cuando se refiere a los derechos de los padres está englobando a todas las personas que tienen hijos, en ese momento es cuando me entran las dudas. En primer lugar, me pregunto cómo van a respetar el derecho de las familias que creen que no existe ningún dios o dioses a que sus hijos sean educados de acuerdo con los valores éticos de la familia, que, consecuentemente son valores cívicos, acordes con los derechos humanos, y divergen de los valores religiosos, especialmente de los de aquellas confesiones que hacen apología de la tortura y la pena de muerte bien en sus símbolos, bien con sus hechos. ¿De verdad creen que imponer la enseñanza de la religión en una opción no confesional respeta el derecho de estas familias, de las que formo parte? Les aseguro que no.

En segundo lugar, creo que ya es hora de que se respete el artículo 16 de la constitución española de 1978 en sus puntos 2 y 3: art 16.2 "Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias". Desde el preciso momento en que al inscribir al niño en el colegio hay que marcar si va a cursar o no religión, y, en caso de que la curse haya que decir qué opción, se está conculcando el derecho que protege este artículo que, no lo olvidemos, esta en el capítulo de los derechos fundamentales. Art. 16.3. " Ninguna confesión tendrá carácter estatal. …". Si ninguna confesión tuviera realmente carácter estatal, la religión estaría en su sitio: los templos, y la escuela quedaría para la convivencia y el pensamiento y los saberes racionales, eso por no hablar de la participación de nuestros representantes políticos en primera fila en múltiples procesiones, misas y demás. Para colmo no aparecen en ellas a título personal puesto que portan las bandas y demás símbolos de su cargo oficial.

Todavía tiene que volver la ley al congreso de los diputados para ser votada de nuevo. Espero que allí se arregle este entuerto. Señor presidente del gobierno, supongo que recordará los gritos de "no nos falles" cuando fue Ud. elegido, ha dado Ud. y su gobierno muy buenos pasos en la defensa de algunas minorías (posibilitando el matrimonio de personas homosexuales, protegiendo a las mujeres maltratadas en el ámbito doméstico, ampliando los apoyos a los discapacitados), ¿por qué va a permitir que se vuelvan a pisotear los derechos de las minorías agnósticas y ateas?

Señor presidente, no nos falle.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...