Orden que permite a divorciados coptos casarse despierta ira de la Iglesia

Una orden judicial en Egipto que permite a los coptos divorciados casarse por segunda vez en el templo ha despertado la ira de esa iglesia ortodoxa, que insistió hoy en su decisión de prohibir las segundas nupcias.

"No podemos respetar el juicio del tribunal porque así violamos las enseñanzas de la Biblia, algo que nunca haremos", afirmó hoy en una rueda de prensa el portavoz de la Iglesia Copta, obispo Marcos, reafirmando su decisión de no casar a los divorciados.

La polémica entre la Justicia y la Iglesia empezó el pasado 29 de mayo, cuando el Tribunal Administrativo Supremo rechazó una denuncia del Papa copto Shenuda III recurriendo ante una sentencia que le obligaba a permitir el segundo matrimonio a los divorciados.

La conservadora Iglesia Copta, a la que pertenece la mayoría de los casi diez millones de cristianos egipcios, no permite el divorcio a sus fieles, a excepción de los casos de adulterio y después de un largo y complicado proceso.

En cuanto a las segundas nupcias, necesariamente tienen que pasar por la Iglesia, ya que el matrimonio civil no es ni común ni reconocido.

"Si una persona casada comete adulterio, puede arrepentirse y la Iglesia le perdona, pero no le quita el castigo, que implica estar divorciado, pero sin poder casarse de nuevo", insistió Marcos al recordar la postura que siempre ha mantenido su institución.

La decisión judicial, que ha puesto a la Iglesia Copta en alerta, puede afectar a 20.000 cristianos cuyo divorcio ha sido aprobado por los tribunales por motivos que no son el adulterio y que esperan casarse otra vez, según dijo a Efe el abogado copto Naguib Gibrael.

"Si se aplica la decisión del tribunal, se va a abrir la puerta a que los cristianos se casen, se divorcien y vuelvan a casarse", dijo Gribrael, jefe de la ONG Unión Egipcia para los Derechos Humanos.

Para suspender la orden judicial, Gibrael y otros siete abogados coptos la denunciarán mañana, lunes, ante la Corte Constitucional Suprema, ya que la consideran como una injerencia en los asuntos religiosos de la minoría cristiana.

Los abogados incluso aseguran que la decisión del tribunal contradice la "Sharía" (ley islámica) -la principal fuente del derecho en Egipto-, que deja a los cristianos que controlen sus asuntos personales de acuerdo con su libro sagrado.

Ante esta polémica, la Iglesia Copta volvió hoy a pedir que el Parlamento estudie urgentemente los proyectos de leyes que le presentó para elaborar legislaciones que dirijan los asuntos personales de los cristianos, ahora controlados por la "Sharía" musulmana.

La posibilidad de segundas nupcias para los cristianos divorciados surgió tras el famoso caso del copto Hani Wasfi Naguib, ex marido de una actriz egipcia que denunció al Papa Shenuda III ante los tribunales para que le permitiera casarse de nuevo.

Naguib ganó el caso y un tribunal administrativo supremo le otorgó "el derecho a establecer una familia, que es constitucional y superior a cualquier otra consideración", según la sentencia.

"No puede ser que por una orden judicial un cristiano, mediante la Policía, obligue al cura a que se le case", insistió hoy el obispo Marcos.

"A quien no le guste la Iglesia Ortodoxa, que se case fuera", añadió.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...