Oír misa desde el sofá del comedor

Vecinos de la avenida del Puerto piden a un párroco que baje el volumen de los altavoces del templo

Cuando la palabra de Dios se hace sentir con toda su fuerza, puede resultar molesta. Al menos, es de lo que se quejan los vecinos del número 88 de la avenida del Puerto, un edificio ubicado justo enfrente de la parroquia de Sant Joan de la Ribera „entre la avenida Cardenal Benlloch y la de Manuel Candela„.

En una reunión celebrada la semana pasada, la comunidad de vecinos de este inmueble acordó delegar en uno de los propietarios para que mantenga un encuentro con el párroco de la iglesia, José Ricardo Albelda, y pueda así exponerle que son muchos los vecinos que han protestado por el excesivo volumen de la megafonía instalada en la entrada principal del templo.

Cabe aclarar que en el vestíbulo de esta iglesia se encuentran dos finos altavoces, uno a cada lado, a través de los cuales se emiten los oficios que se están celebrando en el interior del templo. Puesto que entre este vestíbulo y la calle hay, únicamente, una verja metálica, el sonido que lanzan los altavoces se puede escuchar con facilidad en el exterior de la parroquia, y según señalan los vecinos del 88 „los de la finca de enfrente„ también en la otra parte de la avenida.

Hace varias semanas, una vecina abordó al sacerdote para comunicarle su caso. Entonces ya le solicitó que se redujera la potencia con la que funcionan estos dos bafles. Sin embargo, el conflicto por la fuerza con la que resuenan las misas en esta parte de la avenida del Puerto sigue enquistado a día de hoy.

Según varias fuentes consultadas, el problema nació hace casi dos años, cuando la entrada al recinto sufrió una remodelación. Entonces, se conectó directamente el vestíbulo „que según el párroco ya contaba con los altavoces„ con la calle mediante la verja ya citada, y ahí comenzaron las quejas. Desde entonces, los altavoces se hacen oír durante algunas misas „a las 19.00 h. los días laborables y a las 9.00 h., 10.00 h., 12.00 h. y 20.00 h. los domingos y festivos„.

Aunque la voluntad de los vecinos es mantener la vía del diálogo para resolver la situación, en el caso de que la parroquia decida desestime apagar la megafonía o reducir los decibelios, los propietarios están dispuestos a acudir al ayuntamiento para trasladar una queja formal. Así se aprobó en la última reunión de vecinos, a la espera de los resultados que se puedan obtener de las conversaciones con la parroquia.

Avenida Puerto Valencia ruido parroquia

Archivos de imagen relacionados

  • avenida puerto Valencia ruido parroquia
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...