Obispos católicos españoles contra el «proselitismo» entre cristianos

En su mensaje con motivo de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2010, la Conferencia Episcopal hace un llamamiento al respeto en el movimiento ecuménico y justifica el regreso a Roma de buena parte de la confesión anglicana.

El mensaje de los obispos españoles por la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos -celebrada tradicionalmente del 18 al 25 de enero (en el hemisferio norte) o en torno a Pentecostés (en el hemisferio sur), señala las dificultades que, cien años después de sus comienzos, tienen todavía las relaciones entre las distintas confesiones cristianas y hace un llamamiento al respeto en el movimiento ecuménico.

“Esperamos que ningún modelo de misión cristiana ceda a la tentación del proselitismo, y que todos los cristianos respetemos el derecho de conciencia de las personas", expresa. Sin embargo justifica el regreso a Roma de buena parte de la confesión anglicana, aduciendo que " éste es un caso particular que no responde a ninguna acción de carácter proselitista por parte de la Iglesia Católica".

"Vosotros sois testigos de todas estas cosas", reza el lema del mensaje, que bascula entre el recuerdo de la Conferencia de Edimburgo de 1910 y el futuro del diálogo ecuménico. "La Iglesia es apostólica porque no anuncia otro mensaje que el evangelio de la vida y la salvación predicado por los Apóstoles, para dar a conocer a Cristo a los hombres y mujeres de todas las latitudes, culturas y lenguas", apuntan los obispos.

HERIDA ABIERTA
Pese a los avances en el diálogo ecuménico, el Episcopado no niega "los recelos que suscita la presencia de unas Iglesias en territorio donde históricamente se hallan otras implantadas". Las mutuas acusaciones de proselitismo se siguen dando en todo el mundo. En este punto, el mensaje llama a "orar para que definitivamente se cierren las heridas del pasado, conscientes de que los cristianos de hoy vivimos en una sociedad en libertad, de mentalidad y cultura que nos hacen diferentes a los cristianos de las sociedades confesionales de otro tiempo".

La herida ha vuelto a abrirse con la aceptación de Roma de la vuelta de grupos anglicanos, disconformes con el nombramiento de mujeres y homosexuales como obispos. Para los obispos católicos españoles, éste es "un caso particular que no responde a ninguna acción de carácter proselitista por parte de la Iglesia Católica, que en palabras del Papa, sigue empeñada en la prosecución del diálogo ecuménico doctrinal".

Al abrir esta puerta de entrada en la Iglesia Católica, afirma el documento, la Santa Sede "no toma una iniciativa contraria al diálogo ecuménico", sino que, quiere dar "una respuesta generosa a la legítima aspiración de estos grupos anglicanos".

Las bases sobre las se asienta el ecumenismo se mantienen intactas: "Los católicos afirmamos con el Concilio Vaticano II que la Iglesia fundada por Cristo y constituida y ordenada en este mundo como una sociedad, subsiste en la Iglesia católica". Al mismo tiempo reconocen que “la única Iglesia de Cristo” tiene en las otras Iglesias y comunidades cristianas “muchos elementos de santificación y de verdad que, como dones propios de la Iglesia de Cristo, empujan hacia la unidad católica".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...