O Grove: El Ayuntamiento aprueba la acogida civil y rechaza que la iglesia pague el IBI

Ambas mociones habían sido presentadas por Esquerda Unida. La primera fue apoyada por todos los grupos y la segunda tuvo el respaldo de EU y PSOE y en contra el PP

La moción de EU sobre acogidas civiles fue apoyada por todos los grupos municipales del Ayuntamiento de O Gorve, gobernado por un tripartito con mayoría del PP. En cambio la moción para que la iglesia pague el IBI fue rechazada por el gobierno municipal, y sólo contó con el apoyo de EU, que la planteaba, y el PSOE. Curiosamente el concejal del BNG se abstuvo.

Así lo cuenta El Faro de Vigo:

Carlos Otero, el concejal de Cultura en el gobierno tripartito de O Grove, rompió la disciplina de grupo en el pleno ordinario celebrado el jueves, donde votó en contra de un asunto que todos sus compañeros apoyaron.

Era una sesión muy técnica, centrada en asuntos económicos y casi de trámite, aunque muy farragosa. Pero la sorpresa saltó al final, cuando se debatieron las mociones presentadas por el sistema de urgencia y cuando Izquierda Unida (IU) defendió la implantación de las leyes o normas referidas a la aplicación del bautismo laico, es decir, lo que también se conoce como "acogimientos civiles" o carta de ciudadanía.

Básicamente se trata de permitir que al igual que una pareja de novios puede casarse en el Ayuntamiento también pueda "bautizarse" a un recién nacido, sin necesidad de pasar por la Iglesia.

Por sorpresa
El asunto estaba suficientemente debatido, y además está regulado por ley, por lo que poco podía deparar. Después de un nuevo debate en la sesión se planteó aprobar esta acción, pero marcando un plazo de dos meses para consensuar el reglamento de aplicación entre todas las fuerzas políticas.

En el momento de la votación, cuando absolutamente todos los grupos levantaron el brazo para apoyar la propuesta de Izquierda Unida, resulta que Carlos Otero sorprendió a todos. Y no había sido un error, pues el concejal del PP confirmó que votó en contra de la propuesta intencionadamente.

La situación, a la que miembros del PP y del tripartito trataron de restar trascendencia, no deja de sorprender, sobre todo porque justo antes del pleno, como es habitual, el gobierno se reunió para ultimar los detalles de la sesión y su posición en cada punto de la orden del día, y ni siquiera ahí Carlos Otero anunció sus intenciones.

Sus compañeros sabían que no estaba del todo de acuerdo con esta propuesta, pero lo que no podía imaginar nadie era que votaría en contra y rompería la disciplina de voto del PP, y del ejecutivo al que pertenece.

Pero no fue la única moción de IU, ni tampoco el único asunto relacionado con la Iglesia que deparó sorpresas. El izquierdista José Antonio Taboada Magdalena también defendió la moción para pedir que se cobre el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) al clero por sus propiedades en la localidad.

La propuesta fue rechazada, pues el tripartito votó en contra, y de nada valió el apoyo que IU recibió desde las filas del PSOE. Lo que sorprendió a propios y extraños –o puede que no tanto–, fue la abstención del único representante del BNG, Heladio Outeiro. Lo lógico, políticamente hablando, hubiera sido que arropara la propuesta de IU y pidiera que la Iglesia pague el IBI.

Pero Outeiro, que en su intervención se despachó a gusto contra algunas actuaciones y acciones del clero, prefirió abstenerse.

Y más curioso resulta que el BNG de O Grove se abstuviera el jueves y que el BNG de Catoira presentara ayer su propia moción para, precisamente, "revisar el acuerdo de exención de pago del IBI por parte de la Iglesia católica o una compensación hasta que no se produzca la revisión".

En este caso la iniciativa está defendida por Xoán Castaño, que propone instar al Estado central a revisar y modificar los acuerdos internacionales firmados con la Santa Sede en 1976 y 1979 "para adecuarse al carácter aconfesional del Estado español y acabar con los privilegios de que goza la Iglesia".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...