Numerosos cargos públicos abulenses, en una misa por santa Teresa

Encabezados por el alcalde de la ciudad, José Luis Rivas, asitieron el presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera; la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García; la de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac o el vicesecretario general de Comunicación y diputado abulense, Pablo Casado.

Con una multitudinaria eucaristía a la que asistieron más de 8.500 personas se puso punto y final a los actos conmemorativos del V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús en la capital abulense. Una misa presidida por el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, quien estuvo arropado por una veintena de obispos, entre ellos, Antonio Cañizares, y por el nuncio apostólico del Papa, Renzo Fratini, así como el prepósito general del Orden del Carmelo, Saaverio Canistrá, y más de 250 sacerdotes y 206 miembros de vida consagrada.

«¡Qué regalo nos hizo Dios al darnos a esa mujer genial!», indicaba Ricardo Blázquez al comienzo la homilía donde subrayaba que «Ávila ha quedado para siempre ennoblecida con su nacimiento, con su vida y con su obra».

Una misa de clausura del Año Jubilar Teresiano que se ha desarrollado en presencia de tres de las imágenes más veneradas por los abulenses como el Cristo de los Ajusticiados (s. XVI), la Virgen de la Caridad (s. XV) y una Santa Teresa atribuida a Gregorio Fernández y a su escuela (s. XVII).

Concretamente, estas dos última han transitado por las calles de Ávila en medio de un gentío que ha abarrotado cada rincón del centro de la ciudad por el que ha transitado la procesión, en una jornada muy luminosa.

La Plaza de Santa Teresa se llenaba con miles de fieles y también con numerosas autoridades, encabezadas por el alcalde de la ciudad, José Luis Rivas, el presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera; la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García; la de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac o el vicesecretario general de Comunicación y diputado abulense, Pablo Casado.

García Cirac subrayaba que este Centenario ha servido para «poner a Santa Teresa en el sitio que le corresponde, al alcance de todos» y a través de un millar de actividades a las que se sumarán otras 200 antes de que concluya el presente año.

Mientras, Alicia García, realizaba una valoración «muy positiva» de un centenario en el que «se han volcado» la Diócesis, el Carmelo y distintas instituciones, contribuyendo, todas ellas, a «proyectar Ávila a todo el mundo, de la mano de Santa Teresa».

El prepósito general de la Orden del Carmelo, Saverio Canistrá, agradecía la colaboración recibida desde todos los ámbitos, para después señalar «la promoción de la figura de Santa Teresa» dentro y fuera del ámbito religioso que ha supuesto este V Centenario.

Y recordando las célebres últimas palabras que Santa Teresa pronunció antes de morir: «Es tiempo de caminar», Ricardo Blázquez finalizaba su homilía animando a los asistentes a «renovar la dimensión misionera de nuestra vida cristiana». Porque «si las comunidades fundadas por Santa Teresa introducen en su oración la dimensión apostólica, queremos ser amigos fuertes de Dios en estos tiempos recios y apóstoles para anunciar el Evangelio. Desde la Eucaristía, que es el centro de la vida de la Iglesia, somos enviados a todas las periferias», concluyó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...