Nuevo escándalo en el Vaticano, monja publica libro donde defiende masturbación y homosexualidad

El Vaticano alertó este lunes a los católicos de todo el mundo contra las ideas favorables a la masturbación, a las uniones homosexuales y al divorcio contenidas en un libro de la monja estadounidense Margaret Farley.

En una nota, emitida por la Congregación para la Doctrina de la Fe, aclaró que diversas partes del texto “Sólo amor. Un marco para la ética sexual cristiana” no responden a la doctrina de la Iglesia católica, especialmente extractos donde la religiosa justificó actos “intrínsecamente desordenados”.

Los “errores y ambigüedades” del libro llevaron a ese organismo de la Sede Apostólica a expresar su “profunda pena” por el hecho que un miembro de un instituto de vida consagrada afirme posiciones en directo contraste con la doctrina católica en el ámbito de la moral sexual.

“La congregación informa a los fieles que en el libro no es conforme con la doctrina de la Iglesia. No puede ser utilizado como válida expresión de doctrina católica ni para la dirección espiritual y la formación, ni para el diálogo ecuménico e interreligioso”, indicó el comunicado.

El libro, editado por la casa Continuum de Nueva York en 2006, motivó la intervención del Vaticano en 2010 mediante la solicitud de explicaciones a la autora, perteneciente a la congregación de las Hermanas de la Misericordia de las Américas.

Pero la respuesta de sor Farley “no resultó suficiente a clarificar los problemas señalados”, entre los cuales se incluyeron “errores doctrinales cuya publicación se reveló como causa de confusión entre los fieles”.

En 2011 la religiosa volvió a explicar las motivaciones de su libro a la Congregación para la Doctrina de la Fe pero “no aclaró adecuadamente los graves problemas” descubiertos en su contenido. Por eso se procedió a emitir la nota de alerta a los fieles, autorizada personalmente por el Papa.

En la misma se incluyeron algunos de los extractos inconvenientes como, por ejemplo, cuando la monja estableció que “la masturbación (…) generalmente no comporta algún problema de carácter moral”, una afirmación en contraste con la doctrina de la Iglesia.

“Desde mi punto de vista (…) las relaciones y los actos homosexuales pueden ser justificados, conforme a la misma ética sexual, justamente como las relaciones y los actos heterosexuales”, señaló la autora en otra de las partes del libro.

Y agregó: “Legislaciones sobre la no-discriminación de los homosexuales, pero también sobre las parejas de hecho, las uniones civiles y matrimonios gay, pueden desarrollar un rol importante en la transformación del odio, la marginación y la estigmatización”.

Más adelante Farley escribió que, según su personal posición, “el empeño matrimonial es sujeto de disolución por las mismas razones fundamentales por las cuales todo empeño permanente, extremamente grave (…), puede cesar de exigir el vínculo”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...