Nueve millones de españoles marcaron la «X» a favor de la Iglesia

La crisis lleva a un descenso de casi cien mil casillas en el número de contribuyentes este año

La crisis económica también llegó a la Iglesia católica. Los datos de la asignación tibutaria correspondiente al ejercicio 2011, presentados este mediodía en la Casa de la Iglesia, mostraron que 9,1 millones de españoles marcaron la “X” a favor de la Iglesia, una cantidad considerable, aunque casi cien mil menos que en el ejercicio anterior (97.786 declarantes menos).

Un descenso que también se refleja en términos globales, con una recaudación total de 237,1 millones de euros, 1,2 menos que el año pasado. Las declaraciones a favor de la Iglesia en el IRPF ascendieron a 7,3 millones. “Teniendo en cuenta –apuntó el portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino– que el 23,4% de las declaraciones son conjuntas, se puede estimar que en torno a 9,1 millones de declarantes asignaron a favor de la Iglesia, un millón más de los que asignaban en el año 2007”.

Aunque ha habido descenso, los obispos recuerdan que éste no ha sido tan acusado como el incremento experimentado en los últimos tres años. Pese al descenso, los responsables episcopales apuntan que “teniendo en cuenta la coyuntura económica, puede juzgarse satisfactoria”.

También desciende el porcentaje de los declarantes, si bien levemente, pasándose de, 35,71% del ejercicio anterior al 34,83% del actual. “La Conferencia Episcopal –continuó Camino- tiene la intención de seguir trabajando para informar acerca de la labor de la Iglesia y para animar a que cada vez sean más los que marquen la X en su Declaración a favor de la Iglesia. Marcar la casilla no cuesta nada y, sin embargo, rinde mucho”. Camino no se mostró competente para opinar sobre la financiación de los partidos políticos, aunque sí apuntó que “sería una posibilidad” un sistema similar al del IRPF de la Iglesia.

Al tiempo, recordó que “la Iglesia no recibe menos por que al mismo tiempo se marque la casilla de la Iglesia y la de otros fines sociales”. En este punto, Fernando Giménez señaló que “si se marcan las dos casillas, 7 de cada cien euros irían a la Iglesia y otros 7 a otros fines. Son casillas independientes”.

Recordando el nuevo sistema de financiación, el gerente episcopal recalcó que “si nadie marcara la casilla, la Iglesia no recibiría nada”. Al tiempo, recordó la renuncia de la Iglesia a la exención del IVA, que suponía unos 30 millones de euros en 2007, lo que ahora se incrementaría coincidiendo con el aumento del impuesto sobre el valor añadido del 15 al 121%.

Cuestionados por el problema de la crisis, Camino indicó que “se está agudizando. Estos datos se refieren a 2011, mientras que los anteriores eran de 2010. Las cosas se han ido haciendo más difíciles para todo el mundo, y hay menos personas con capacidad para declarar”. Para Giménez Barriocanal, “es difícil acceder a todos los datos cuando sólo tenemos los que nos da Hacienda”.

Pero sí indicó que la crisis ha llevado a que muchas personas ya no lleguen al mínimo, con lo que no pueden hacer la declaración de la Renta, o ven “gravemente disminuidos sus ingresos”, como los parados a mitad de año o los que han encontrado un trabajo temporal. “No rompe la tendencia”.

Sobre la corrupción política, Camino indicó que “no es el momento de mandar mensajes”, aunque remitió a distintos mensajes escritos en su día por el Episcopado. En concreto, el portavoz invitó a leer “La verdad os hará libres”, una pastoral del Episcopado de 1992 “para evitar situaciones de inmoralidad en la vida pública. Sigue siendo vigente hoy”.

"La Iglesia católica es la única institución que todos los años se somete a referéndum", apuntó Giménez, aduciendo al actual sistema, que permite a los contribuyentes decidir sobre una parte de su renta.

"Todavía hay muchas personas que no marcan la casilla, y les tenemos que seguir informando sobre el enorme bien que realiza la Iglesia para la sociedad". "Con menos dinero, tenemos que hacer más cosas, ésas son las reglas del juego".

Sobre la posibilidad de que otras confesiones tengan la posibilidad de acceder a este mecanismo, el gerente incidió en que "no tenemos nada que decir".

Finalmente, y preguntado por la posibilidad de legalización de los vientres de alquiler, Camino recordó que la Doctrina de la Igelsia "establece con claridad que el único contexto digno para la convocatoria a la vida es la unión personal del padre y de la madre. Una persona es acogida en el mundo cuando es la unión de otras dos personas, en cuerpo y alma. Producir seres humanos es injusto, porque los seres humanos no son objeto de producción, ni reses que se reproducen".

En este punto, el portavoz episcopal vio un "tratamiento injusto de los niños que han venir al mundo con un contexto bien claro" en este tipo de legislaciones. Camino también criticó los recortes y "trabas" a la enseñanza concertada en algunas comunidades autónomas. "La que es perjudicada no es la Iglesia, sino el derecho fundamental de los padres, aunque no sean católicos, pero prefieren llevar a sus hijos a un colegio católico".

El portavoz sí se mostró satisfecho con la supuesta campaña sobre el IBI a la Iglesia. "Nos dio ocasión de explicar que la Iglesia no tiene ningún privilegio, sino que nos regimos por la ley de Mecenazgo, y nos coloca en el mismo nivel que otras fundaciones, asociaciones benéficas, ONG y otras instituciones, cuya actividad tiene rendimientos sociales altos. No es un privilegio, sino una actividad regulada en un ámbito determinado". "Es absurdo hablar de privilegio fiscal en este tema", añadió Giménez Barriocanal, quien en todo caso asumió que la cuestión estaría en modificar o no la Ley de Mecenazgo, no la estatus de la institución en la misma.

Archivos de imagen relacionados

  • Camino rueda prensa IRPF 2013
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...