Nueve iglesias de la provincia de Palencia acometen obras por un valor total de 744.347 euros, casi todo aportado por la Junta de Castilla y León

La revalorización del patrimonio artístico se ha consolidado como unas de las acciones prioritarias de las administraciones públicas. La inversión en restaurar el patrimonio se conforma como una línea de actuación para convertir este recurso en una fuente de dinamización económica, especialmente en el medio rural.

La provincia de Palencia dispone de un ingente patrimonio artístico repartido por los 192 municipios y las 459 parroquias de que dispone la Diócesis, porque este patrimonio tiene una titularidad fundamentalmente eclesiástica. Ingente en cantidad pero también en calidad, como lo evidencian los bienes de interés cultural repartidos por la provincia, muchos de los cuales son iglesias, ermitas y monasterios.

La trascendencia de este conjunto de monumentos, religiosos o civiles, de patrimonio inmueble o mueble, justifica las inversiones en su restauración para procurar su conservación. En la actualidad, se están invirtiendo en obras de patrimonio artístico religioso 744.347 euros, prácticamente todo ello aportado por la Junta de Castilla y León, según han señalado fuentes de la administración regional y de la Diócesis. Algunas obras tienen un presupuesto importante y otras, menor, pero todas contribuirán a mejorar el patrimonio artístico para disfrute de las actuales generaciones y de las venideras.

La obra con un presupuesto mayor es la restauración de los paramentos exteriores, cubiertas y arreglo de grietas de la iglesia parroquial de San Sebastián de Abarca de Campos, cuyas obras de la segunda fase la Junta adjudicó en 237.962 euros y se encuentran en ejecución. La actuación en el templo, que data de la segunda mitad del siglo XVII, consiste en una restitución completa de la estructura y elementos de cobertura de las cubiertas del atrio, de la sacristía, del anexo a la cabecera del altar mayor y la cubierta de conexión de la nave principal con la torre de la iglesia. Se interviene en todas las fachadas de la iglesia, excepto en las tres de la capilla del Monumento, que fueron restauradas con un proyecto anterior que es modelo a seguir para la actual intervención en todas las fachadas. Se interviene también en el acceso a la iglesia sustituyendo el pavimento existente, creando un nuevo pavimento que resuelva los problemas de funcionalidad del actual. Por último, la obra consiste en la reparación de acabados en paramentos y bóvedas, en el atrio y en la sala de bajo coro.

La segunda obra más importante es la restauración del retablo de San Juan de la nave del Evangelio de la iglesia de San Hipólito de Támara, una pieza del siglo XVIII (1757) cuyos autores son Bernabé López y José Benito Bravo. La Junta invierte 107.791 euros en esta obra, que tiene como objetivo eliminar la carcoma y restaurar un retablo que se encontraba también desplomado por el efecto de las humedades.

Otra obra con un presupuesto elevado es la restauración del retablo de la iglesia parroquial de San Martín de Tours de Villarmentero de Campos. Esta obra tiene dos mecenas. La Fundación Iberdrola financiará la restauración de doce tallas que corresponden a las representaciones de Dios padre bendiciendo, Cristo Crucificado, San Juan la Virgen –estas últimas forman el Calvario–, Santo Obispo, San Martín de Tours, San Sebastián, Santa Catalina, Asunción de la Virgen, Santa María Magdalena, San Pedro y San Pablo, todas ellas de Francisco de Giralte, de la escuela palentina. El presupuesto de esta actuación es de 22.400 euros. Las tallas se desmontaron el jueves y fueron trasladadas a un taller de Ávila para su restauración. Por su parte, la Junta de Castilla y León destinará 90.000 euros a las restauración de la arquitectura del retablo y de las pinturas, obras de Juan de Villoldo, discípulo y colaborador de Alonso Berruguete.

A punto de iniciarse los trabajos se encuentra la restauración de las cubiertas de la iglesia de Santa María de Becerril del Carpio, datada en la segunda mitad del siglo XII. Con su presupuesto de 55.498 euros, que aporta la Junta de Castilla y León, y un plazo de ejecución de dos meses, las actuaciones se centrarán en el atrio –sustitución de la cubierta completa, estructura y cobertura e impermeabilización de los encuentros con paramentos –; la capilla norte –sustitución de cobertura y reparación puntual de estructura–; la torre –retirada de vegetación y creación de pendientes para evacuación de aguas– y el campanario –eliminación del cuerpo adosado hasta el nivel de la escalera–.

En ejecución se encuentra también el tratamiento de humedades y reparación del pavimento de la iglesia del monasterio de San Zoilo en Carrión de los Condes. La tarima de madera está muy afectada por la humedad y hay presencia de hongos que invaden incluso los bancos. Se cambió la tarima entre 2010 y 2015, pero el problema no desaparece, por lo que se está desarrollando una actuación para levantar la tarima, instalar la solera ventilada bajo tarima de zona central, la apertura de rejillas de ventilación que generen corriente de aire y en los sepulcros, un apoyo de la tarima en impermeabilizante. El importe de estas obras es de 51.053 euros y el plazo de ejecución es de dos meses.

También en ejecución están la consolidación de bóvedas, arcos y pilar de la zona del crucero en la iglesia de Santa Columba en Villamediana. Las patologías que presentaba este templo son el desprendimiento de fragmento pétreo en arco formero; la escamación y eflorescencias en plementerías por antiguas humedades; la oxidación de refuerzos metálicos en nervaduras; el agrietamiento en pilastra en diversas fases y las fisuraciones y perdidas volumétricas en nervaduras. Ante esta situación, las actuaciones que desarrollan en la actualidad son el apeo, reintegración volumétrica y acuñado el arco formero; la limpieza y raspado de zonas deterioradas; el cosido y sellado de grietas y la fisuras, tanto en bóvedas como en pilastra, la reintegración volumétrica con morteros de restauración en plementería y la revisión de elementos de fijación, limpieza y protección de piezas metálicas. Esta obra tiene un presupuesto de 55.709 euros, que aporta la Junta de Castilla y León.

Otra obra que se está ejecutando en estos momentos es la restauración de la cubierta y coro de la ermita de San Roque de San Felices de Castillería, un templo que acoge unas pinturas murales del siglo XV. El estado de este edificio está condicionado por la dificultad de su localización. La exposición a las inclemencias del tiempo y la falta de uso y actividad han hecho que el edificio haya llegado a un estado de colapso estructural. Con un presupuesto de 40.951 euros, que también aporta la Junta, la restauración se limitará a recuperar la arquitectura y los volúmenes precedentes originales. Las partes de madera que son insalvables se repondrán a base de madera laminada de pino, que se diferenciará de la anterior para no provocar falsos históricos, rematar la obra con el máximo rigor posible y recuperar el volumen original con fidelidad.

También se encuentra en ejecución las restauración del retablo de la iglesia de Nuestra Señora del Castillo de Cervera de Pisuerga, con un presupuesto de 46.698 euros.

Por último, este domingo se inaugurará la restauración de órgano de la ermita de la Virgen de la Piedad de Herrera de Pisuerga, que ha costado 58.685 euros.

Rollo de justicia de Itero. / Eduardo Plaza

15.000 euros para el rollo de justicia de Itero de la Vega

Todas las obras de restauración incluidas en este artículo se refieren a edificios de titularidad eclesiástica. La única obra civil que restaura la Junta de Castilla en estos momentos en la provincia es el rollo de justicia de Itero de la Vega, un monumento construido con piedra arenisca rojiza de estilo barroco –finales del siglo XVII o comienzos del siglo XVIII–, que se corona por una especie de capitel prismático y sobre este, otro cuerpo que tuvo cuatro gárgolas en los vértices.

La administración autonómica invierte 14.988 euros en resolver las patologías que padece este : una geometría muy desdibujada, con aristas muy desgastadas, producto en parte de la erosión y por otra de los numerosos golpes recibidos; los escudos tallados en las caras del capitel tienen poca definición, solos se conserva el del lado este; las gárgolas de la esquinas están muy deterioradas o rotas; hay presencia de líquenes por donde escurre el agua y una gran grieta en la basa. La actuación consistirá básicamente en la limpieza general eliminando líquenes y aplicaciones de mortero de cemento, el ligado de las juntas con mortero de cal; la aportación del volumen perdido para garantizar su estabilidad de piezas; el cosido de las grietas existente, la impermeabilización de la parte superior del capitel y formación de goterón que impida que el agua discurra sobre las caras del fuste y, en la medida de lo posible, se recuperará la función de las gárgolas para la evacuación de agua.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...